A nadie le interesan tus viajes

Este es el sueño de muchos: mostrar (o presumir) todos los viajes y ganar dinero de la nada. ¿Qué tan posible es esto en realidad?

Inspirado por los instagrameros, youtuberos o travel blogueros que ves a diario, te gustaría viajar de forma indefinida.

Así que abres un canal de YouTube, haces videos de tu experiencia en la playa. O de la siguiente visita a tu café favorito. Le dices a uno que otro amigo que publicaste algo.

Sin hacer mucho, más que mostrar tus fotos bonitas, esperas que te lleguen los millones de ads para seguir generando contenido.

Al final es una miseria lo que recibes. Como ves que solo tienes cien seguidores —en realidad es un buen número de personas reales— lo dejas todo y regresas al trabajo normal.

Lo he visto frecuentemente.

Como es fácil creer que los influencers tienen, de la noche a la mañana, una vida de ensueño, muchas personas le entran al travel blogging.

Si ganara un dólar por cada una de las veces que recibo correos de personas cuyo plan para hacer sostenibles sus viajes es crear un blog de viajes y monetizarlo, ahora tendría un negocio exitoso. Esperan que les llegue el dinero solo por andar publicando viajes.

La cruda realidad es que a nadie le interesan tus viajes. No te van a pagar solo por ver tus videos. Al menos, no al principio.

Si quieres vivir viajando, déjame darte una buena y mala noticia al respecto.

Comencemos con la mala.

  • No hay camino fácil para que tus publicaciones de viajes te permitan viajar.

Voy a poner de ejemplo a Alan x el mundo, uno de los travel blogueros / youtuberos más famosos en México.

Si lo ves ahora, está teniendo una vida genial al mostrar sus viajes cada semana. Lo que quizá no viste fue el extenso trabajo que hubo detrás para lograr esto.

Podrás decir que tuvo ventaja por su carrera de actor y tener conexiones con famosos, pero es innegable que su consistencia lo ha llevado lejos.

Claramente, hoy en día se puede ver cómo la práctica lo ha hecho pulir la edición e historia (storytelling) de sus publicaciones.

Gracias a ese trabajo (la buena calidad de sus videos) es que ahora cuenta con una gran cantidad de seguidores, lo que le da la oportunidad de viajar de manera constante.

No esperes que te paguen por tus viajes desde el comienzo. Toma años consolidar una audiencia a través de conectar con ella, crear confianza y mostrar tus habilidades.

Yo siempre he dicho que debes ser constante al menos por dos años para ver resultados positivos.

Ahora, te cuento la buena noticia:

  • No solo de mostrar tus aventuras puedes vivir viajando

En vez de esperar a que seas famoso en internet, puedes crearte una vida donde no dependas de tener una ubicación fija.

Para lograrlo simplemente debes conseguir un trabajo remoto o, mejor aún, crear tu propio negocio que te permita trabajar & vivir donde sea.

Aunque no lo creas, muchos nómadas digitales viajan sin la obsesión de presumir su estilo de vida.

A diferencia de los influencers —o los que se hacen creerse—, aquellos no dependen de una audiencia grande, ya que no están vendiendo el sueño a otros (a través de costosos cursos).

En vez de esperar que los corazones de la foto en Instagram de tu limonada en la playa se conviertan en dólares, genera tus propios ingresos a través de productos (como cursos o guías) y servicios (como diseño web) con una página web, ¡y con eso ya puedes viajar!

De hecho ese es el modelo de negocio de Alan x el mundo. Su empresa genera muchos ingresos a través de productos tales como calendarios y artículos para viajeros.

Los videos de YouTube son simplemente un medio de publicidad para obtener una audiencia interesada en todo lo que ofrece.

Un nómada digital más allá del travel blogger

Lo que quiero decir es que hay muchas opciones para vivir viajando fuera del modelo del travel blogger.

Como muchos nómadas digitales, puedes ofrecer tus propios productos o servicios para tener esa libertad de ubicación que tanto añoras.

En realidad no tienes que mostrar en dónde estás viviendo cada una de tus aventuras —a menos que lo quieras presumir en Facebook.

Ahora, si realmente tienes una afición por hacer videos de viajes, no hay nada malo en crear un canal en YouTube o un travel blog.

Solo no te confíes de los ingresos por ads —más que nada, por los constantes cambios en sus políticas—; difícilmente vas a estar ganando dinero de la noche a la mañana.

Piensa que las redes sociales u otras plataformas digitales como YouTube son simplemente herramientas de marketing para dar a conocer tu marca, empresa, productos o lo que sea que vayas a vender.

No busques soluciones rápidas, o lo único que conseguirás velozmente serán las ganas de darte por vencido. Todo buen trabajo toma su tiempo.

Si quieres saber cuáles son los mejores modelos de negocios para nómadas digitales, a parte del travel blogging, de estos temas estaré hablando a fondo en la guía para trabajar & viajar donde sea.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos