Antes de renunciar a tu trabajo

Emprender es un camino complicado.

No es para nada como los miles de marketeros lo pintan; diciéndote que dejes todo, renuncies al trabajo, te vayas a Tailandia, abras tu negocio y ya la hiciste.

Si en realidad quieres dejar tu trabajo actual, tienes que tener un plan. Comienza tu proyecto de medio tiempo mientras tienes dinero seguro para comer —y darte uno que otro gustito.

A la vez, ve ahorrando dinero. Corta tajantemente el 90% de los gastos innecesarios (como la televisión o salidas al antro). No tengas pena de aceptar la ayuda de tu familia, quédate con tus padres por un tiempo. O vete a una ciudad barata donde tu dinero rinda más.

La idea es que tengas un colchón de ingresos que te sirva para vivir tranquilo de aquí hasta, por lo menos, 6 meses. Más si es posible.

Si dejas todo con poco dinero, cuando quieras tener tus primeros clientes, no habrá forma de ocultar lo desesperado que estás. Vas a cobrar lo más barato —ejem, te suscribirás a Fiverr y a esas plataformas horribles—. Usarás todos los métodos “growth hacking”, que te traerán muchos suscriptores pero nada de calidad.

Recuerda que, como cualquier cosa que valga la pena, te tomará mucho tiempo tener tracción (clientes, suscriptores, ganancias). Por eso debes hacer la transición de un trabajo a tu proyecto de esta forma:

  • Trabajo normal (100%)
  • Trabajo normal (80%) + proyecto a medio tiempo (20%)
  • Trabajo normal (50%) + proyecto a medio tiempo (50%)
  • Renunciar al trabajo (20%) + proyecto (80%)
  • Proyecto se convierte en tu trabajo (100%)

Por influencia de mi universidad, hice lo posible para nunca trabajar para alguien más. Aun así, he pedido ayuda a mi familia cuando he estado bajo económicamente. Y me ha tomado varios años tener mis propios ingresos.

Pero toma en cuenta que no tengo hijos y mis pertenencias caben en una mochila. En realidad todo lo que gasto se va para viajar, por lo que tampoco necesito tener los millones —por el momento— para vivir bien.

Así que, si en realidad quieres renunciar a tu trabajo, dependiendo de tus circunstancias, usa todos los recursos (familia, ingresos actuales, ahorros) que estén a la mano para crear un colchón seguro.

De esta manera, obtendrás más seguridad y facilidad para pasar del 20% de tu tiempo a un 100%, de tal modo que establezcas un proyecto completamente independiente.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos