7 claves para descubrir tus pasiones

Como estoy a punto de lanzar el curso que me ha llevado varios meses en crear, me gustaría cerrar de una forma épica el tema de encontrar lo que te gusta.

Y es que la justificación más común que he visto para no comenzar un proyecto de vida (o un negocio), es que las personas dicen que “no saben cuáles son sus pasiones”.

Lo ven como un bloqueo y terminan haciendo nada. Así es como se mantienen en donde están, en su trabajo aburrido o estudiando algo que no les gusta. Se levantan aburridos y se van a la cama aburridos. O quizás sólo están esperando los fines de semana para divertirse.

Pero ser felices no tiene que estar reservado para unas horas del final de la semana. Todos merecemos crear una vida apasionante y todos debemos disfrutar lo que hacemos el día a día.

Y es que la razón principal porque las personas no se han puesto a descubrir sus pasiones es porque no se han puesto a buscar realmente. Porque la sociedad te dice que lo que intentas hacer es idealista, que con el tiempo terminas convencido y crees que no mereces buscar lo que te gusta.

Porque el trabajo no tiene que ser divertido, ¿verdad? Así que nunca salimos a explorar lo que realmente nos interesa.

Pero quizás tu, amigo, entiendes lo que digo y por eso mismo estás leyendo esto. Tal vez te estás dando cuenta que todos esas suposiciones del trabajo y la vida que nos han enseñado no son tan buenas como parece. Quizás piensas salir de esa burbuja en que nos han metido y reconocer que si es posible divertirse en lo que hacemos el día a día.

Realmente el único límite que tienes en encontrar lo que te apasiona es tu propia imaginación.

Así que…  te voy a enseñar 7 claves principales que puedes empezar a practicar desde hoy para termines rebotando de felicidad ahora que tengas más claro tus verdaderas intenciones en la vida.

Aún si crees que no estás “apasionado” en nada, los siguientes puntos te van a ayudar a reconocer la posibilidad de crear un proyecto de vida más apasionante. Entonces, preparado o no, aquí van los siete puntos:

1. Date el permiso para apasionarte

Lo dije justo el jueves pasado, porque creo que es el punto más importante ya que todo comienza con tu propia mentalidad.

Por mucho tiempo decidí postergar lo que me llamaba más la atención, porque simplemente creía que no me merecía estar apasionado en lo que hago. Pensé que había un limitado cupo para las personas que disfrutan sus proyectos, que quizás yo no podía hacerlo.

Pero todos tenemos derecho de emocionarnos con lo que hacemos. Y creo firmemente que todos merecemos levantarnos felices por el trabajo y la vida que tenemos.

He visto un patrón que se repite muchas veces cuando recibo correos o hablo con los lectores que quieren comenzar algo. Siempre quieren saber cuál es el mejor consejo para comenzar. Qué si está bien si hago esto o comienzo esta otra idea. Si abro un blog o trabajo de freelance. Al final me di cuenta que no están esperando una respuesta a esos detalles, en vez, están esperando esto:

Permiso.

A lo largo de nuestras vidas nos han enseñado a pedir permiso para hacer las cosas. Ya sea el permiso para salir y jugar con nuestros amigos. Permiso para salir del salón e ir al baño. Permiso a un mentor de la escuela para tomar cierta clase. Permiso a tu jefe para probar nuevas campañas de publicidad. Bueno, hay millones de cosas en las que siempre estamos pidiendo permiso.

Pero, ¿sabes qué? En vez de esperar una respuesta de alguien más, me gustaría que hoy mismo te des permiso a ti mismo.

Si estás pensando en lanzar un negocio, proyecto, escribir un libro, hacer videos, no tienes que pedirle permiso a nadie. Es más, mírate al espejo y después de confirmarte lo guapo que estás, otórgate el permiso de hacer eso que estabas pensando hacer.

Sé que suena tonto, pero ese pequeño paso puede liberarte mucho estrés y confirmarte que estás haciendo lo correcto. Y una vez que te hayas dado ese permiso, vas a necesitar una razón o un motivo fuerte por lo cuál quieras afrontar los nuevos retos.

Quizás ya hayas pensado en cambiar algún aspecto vida en tiempos pasados, pero dentro de ti, aún existe una razón que no te ha permitido lograr esos objetivos que te has puesto, que debemos hacer lo posible por erradicarlo de manera inmediata.

Si te das cuenta, a la sociedad en general no le gusta el cambio y por eso es que no hay mucho soporte en las nuevas ideas. Por eso es que todos te aconsejan que consigas un trabajo normal, que te mantengas callado y trabajes arduamente, que seas realista, que ya somos adultos, que hay que ser serios…

Pero para que exista un cambio, debe haber un punto A y una forma de llegar al punto B. Esa línea que los conecta será tu propia motivación, y tu deber es descubrir qué es esa línea para ti.

Así que me gustaría que tomes un gran respiro y te dediques a analizar tus pensamientos por un momento. ¿Qué es lo que realmente te está deteniendo? ¿Qué es lo que no te deja cambiar?

Quizás para ti, representa la idea de ser completamente libre y no depender de alguien más para ser feliz. Quizás para ti, quieres estar feliz en presencia de tu familia, por lo que deseas con todo tu corazón, tener una vida apasionada que transmita felicidad a otros.

Lo que sea, sólo depende ti. Porque si no te interesa mucho cambiar, nada va suceder realmente. Por eso necesitas tener una verdadera razón que mantenga llena tu fuerza de voluntad.

2. Analiza lo que ya estás haciendo

Muchas personas piensan que existimos para una razón específica y que debemos encontrar esa “única” misión en la vida. Así que todo lo demás, no vale la pena… es: o una sola cosa o nada. Pero cuando tienes esa mentalidad, te pierdes de todas esas otras señales que están llegando a ti, que desesperadamente te están diciendo cuáles son tus intereses.

En muchas ocasiones, tenemos oportunidades de hacer algo que nos gusta justo encima de nosotros que no nos damos cuenta. A veces pasa porque, o pensamos que no será posible crear un negocio de eso, o tal vez nunca se nos ocurre que pueda gustarnos tanto.

Así que, hazte algunas preguntas:

  • ¿Qué es lo que buscas generalmente en Google en tus tiempos libres?
  • ¿Algún tipo de tema te llena de emoción sólo escuchándolo?
  • ¿Qué cosa se te ha hecho una adicción aprender más?
  • ¿Qué tema te la pasas hablando por horas que se te van las horas?

La realidad es que muchas de las personas no se toman el tiempo para pensar bien cuáles son las cosas que les apasionan. Se empiezan a llenar de excusas, que no hay tiempo para pensar, que se la pasan viendo televisión o algunos deportes para distraerse.

Todo lo demás, la diversión temporal y los planes son mucho más importante que la vida en sí, que no hay cabida para hacerte las preguntas sobre lo que te gusta.

El problema es ese mismo: no hay un ningún impacto más fuerte en nuestras vidas, que ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos qué es lo queremos de la vida. Así que, si realmente quieres avanzar, necesito que te hagas algunas preguntas reveladoras.

  • ¿Qué harías todo el tiempo aún si no te pagaran?
  • ¿Qué has hecho en el pasado que siempre recuerdes?
  • ¿En qué momento de mi vida te has sentido más creativo?
  • ¿Qué te la pide la gente generalmente?
  • ¿Cómo quieres que tu historia sea recordada?

Si las contestas sin pensar mucho, empezarás a activar tu subconsciente. Así que evitar analizarlo mucho y trata de responderlas como te venga en la mente. No censures nada, sólo deja todo ir.

Ahora, ¿qué es lo que ves? ¿Algún tipo de patrón que te diga adónde ir?

3. Acepta los miedos y enfrenta retos

Muchas de las personas pierden el tiempo buscando algún tema que les hagan completamente feliz. El problema es que no hay nada que sea 100% felicidad, aún cuando estés “apasionado”. Creemos que el punto de ser apasionado es vivir una vida de color de rosa y que todo se dará con facilidad.

La realidad es otra.

Antes de ser bueno en algo o hacer algo extraordinario, tienes que ser malo y no tener idea de lo qué estás haciendo. Puede sonar raro, pero cuando apenas estás aprendiendo a hacer algo, tienes que avergonzarte a ti mismo de alguna manera o forma, repetidamente.

Y muchas personas tratan de evitar avergonzarse a si mismos, porque sinceramente apesta… Pero si no te das el permiso de dar pena, no terminarás haciendo algo que sea importante para ti.

Por ejemplo si quieres un buen emprendedor y no puedes aguantar el fracaso, entonces no irás muy lejos. Si buscas ser un artista profesional, pero no estás dispuesto a ver algunos de tus trabajos rechazados, vas a rendirte antes de comenzar. Si quieres tener un restaurant y no toleras estar mucho tiempo en la cocina, quizás no te irá bien.

El problema principal es que siempre nos estamos suponiendo lo peor, que nosotros mismos creamos el miedo a fallar. Nos imaginamos el peor resultado posible, nos paralizamos y al final, realmente todo fue muy diferente a como te lo imaginaste.

Esto sucede porque desde la infancia nos dicen que lo mejor no es intentarlo. Lo oímos de nuestros padres, amigos o de la sociedad en general. Seguramente te han dicho que no sigas lo que te apasiona, que lo mejor es conseguir un trabajo estable y que debes estar feliz con lo que conseguiste.

Como son muy pocos los que se atreven y ven la vida desde el otro lado del muro, raramente vas a escuchar a alguien diciendo que sí puede lograr lo que te propongas.

Entonces, ¿qué es lo que puedes hacer? Sólo te queda actuar aún con las dudas, aún con los tropiezas, porque cuando comienzas a trazar tu camino, todo empieza a tomar forma, como si habláramos de un rompecabezas que lentamente empieza a tener una imagen.

Aunque tampoco te estoy diciendo que mágicamente las cosas van a aparecer. Vas a tener que trabajar duro y te vas a caer… pero te vas a levantar más fuerte. Porque cuando eliminas la opción de darte por vencido, estoy seguro que cosas interesantes te sucederán. Las personas empiezan a ver que estás comprometido y te intentarán ayudar.

Cuando re-definimos el fracaso como algo que no duele, sino algo que te enseña, el factor miedo se verá drásticamente reducido. Recuerda que siempre habrán retos en tu vida. Vencerlos es tu responsabilidad, aprender de los errores es tu legado.

4. Explora todas las opciones

La verdad es que nadie llega al mundo sabiendo cuál es su llamado en la vida. No hay una carta sorpresa que abras y diga: “¡Felicidades! ¡Eres un fotógrafo! ¡Eres un abogado!” En vez, tenemos que ver nuestro llamado como un experimento, como la vida misma.

Date el permiso de imaginar todas las posibilidades. Recuerda que debe ser divertido descubrir esas cosas que te gustan. Un poco del dialogo interior puede sonar a : “Mira, siempre he estado interesado en las imágenes hechas a mano de Pinterest, quizás deba intentar las artesanías.” O.. “mis amigos siempre me preguntan sobre todos mis viajes baratos, quizá sea bueno asistiendo a que otros consigan vuelos baratos.”

Esta lista de intereses y curiosidades son tus intenciones. Tal vez ya tienes algo en mente para una carrera que te pueda acerca a tu interior, pero también te tienes que abrir a otras posibilidades. Piensa en todas las maneras que puedes explorar tus variados intereses y simplemente, empieza a probar algunas de tus pasiones.

5. Busca resolver una necesidad

Ante ti, tienes una gran oportunidad de hacer una contribución a alguien más. Y esa la maravilla del trabajo (algo que se nos está olvidando): que estás haciendo algo para alguien que es real, igual que tú y yo. Que les estás ayudando a cambiar su mundo.

Así que ve tu proyecto, negocio, movimiento o trabajo como una forma de aportar valor a los demás, busca intensamente una forma de resolver una necesidad a alguien más y encontrarás un proyecto que se pueda convertir en un negocio.

Y enamórate del problema, no de la solución. Descubre cómo puedes ayudar a las personas a enfrentar los problemas que te interesan a ti y encontrarás una forma apasionante de hacer algo.

Nuestro tiempo en esta vida es limitado y lo mejor que podamos hacer es aprovecharlo al máximo. Y nos sentimos más vivos cuándo estamos aportando algo a los demás. Nos hace sentir parte de algo más grande que nosotros, como que llenamos la cubeta de la felicidad cada vez que aportamos algo al karma o cómo lo quieras denominar.

De hecho es (o debería ser) el verdadero propósito por el que todos estamos trabajando. Sí, el dinero es consecuencia de, pero usamos nuestro tiempo en el trabajo para aportar valor a los demás, sea algo tan pequeño como ayudar a limpiar una ciudad o como crear el nuevo smartphone que revolucionará el mundo.

6. Tienes que crear tu camino

Debemos de admitir que no todos tenemos los mismos talentos, deseos, personalidad, sueños y que es natural que cada uno forje una vida a tus términos y no a las expectativas de los demás.

Busca oportunidad dónde algún tipo de necesidad no esté bien resuelta dentro de alguna específica industria. Por ejemplo, yo creé este blog para las personas que no están felices con las ideas convencionales – algo que no es común. Así que busca bien y encontrarás algún hueco que puedas explotar.

Por mucho tiempo decidí postergar lo que me llamaba más la atención, porque simplemente creía que no me merecía estar apasionado en lo que hago. Pensé que había un limitado cupo para las personas que están con lo que hacen, que quizás yo no podía lograrlo.

Y para lograrlo hay que cambiar los paradigmas de lo que te han dicho y principalmente, creer que tú mismo puedes hacer cualquier cosa que te dispongas.

Tienes que aceptar tu propia individualidad. Aunque a veces seguir tu propio camino significa hacer cosas que no estás preparado en hacer. No dejes que eso te detenga.

En mi vida he hecho muchas cosas que he aprendido por mi cuenta. Cuando comenzaba a escribir, no tenía ni la menor idea de qué hacer. Pero de poco a poco, con paciencia y con ganas de aprender, empecé a dominar algunas habilidades que me sirvan para lo que hago y pueda hacer en un futuro.

Además, en ocasiones pasa que aquella cosa que te apasiona hacer todavía no existe… entonces tienes que crear algo nuevo. Por ejemplo, los tech startup han estado creando software que resuelven problemas a las personas que ni sabía que tenían una necesidad, hasta que ellos la hicieron realidad. Tal vez tengas que crear tu propia profesión o tu propio estilo de vida, uniendo varios temas que te gusten. Así que no te limites por las plantillas convencionales del trabajo, crea tu nuevo estilo de trabajo.

7. Haz todas las pruebas necesarias

Todo se resume a esto: actuar. Los sueños son efímeros, son una ilusión. Las personas sueñan mucho y mientras se la pasan soñando… las personas felices, las que están luchando por lo qué quieren, los exitosos, son los que están ocupando haciendo algo.

Descubrir lo que te apasiona en la vida y lo que más te interesa realmente es como un deporte de contacto, además de un proceso de prueba y error. Nadie de nosotros sabe exactamente lo que siente sobre un tema hasta que realmente hayamos experimentado la actividad.

Entonces debemos hacer las pruebas necesarias, y aún no sabes por donde comenzar, aquí te puedo dar algunas sugerencias rápidas:

  • Toma una clase en tu comunidad sobre el tema que te interesa. Es una forma barata de descubrir qué tanto te gusta eso que pretendes.
  • Compra dos libros sobre un particular, analiza qué tanto te interesan o qué tanto aguantas leyendo esos temas. Si después de acabarlo, quieres más, quizás sea una buena señal
  • Haz una búsqueda en Google, encuentra alguien en el tema que buscas, contáctalo y averigua si es posible hacerle un par de preguntas. Aunque no lo creas, muchos estamos dispuestos a responder las dudas que tengas.

Así que una vez que tengas algo de experiencia en el tema, prueba si puedes mantenerlo a largo plazo. Crea una página web (o abre un blog) ofreciendo tus servicios. Hazlo por un par de semanas y mira qué tanto te emociona seguir con el proyecto.

Otro ejemplo: quizás tu sueño es enseñar yoga, empieza por tomar clases de yoga y hablar con los maestros. Estudia como estos expertos enseñan a sus discípulos. Mira sus movimientos y observa la forma que se comunican. Después de atender algunas clases, sería bueno poder hacerles alguna entrevista. Tal vez puedas conseguir una lección privada, dónde tendrás tu concentrada atención y podrás ser libre de preguntarles todo lo que quieras. El siguiente paso sería ofrecer tus clases de forma gratuita. Da estas clases en el parque, dile a tus amigos y familiares. Da la clase aunque cuando sólo tu mamá vaya a verte.

De eso se trata, de empezar a practicar y familiarizarte en lo que te estás metiendo. Y se llama practica por una razón, porque es prueba y error. No seas muy fuerte contigo y tampoco busques ser perfecto al comienzo.

Pero cada día nuevo empieza por hacer una cosa que realmente aporte a tus sueños. No hagas excusas. Para saber por dónde comenzar, hazte la pregunta: “¿Qué es lo que puedo hacer hoy que me haga sentirme pleno?”

Haz eso antes que cualquier otra cosa.

Así que, ahí lo tienes, 7 claves muy importantes que espero te puedan servir realmente para forjar tu propio camino apasionante.

Tú eres el único que puede descubrir qué es lo mejor para ti y necesitas dejar atrás todas las suposiciones que has oído, tienes que darte el permiso para hacer lo que te gusta, tienes que explorar los temas, indagar en los problemas que puedes resolver y probar las aguas.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos