Cómo ser una persona promedio

Simples reglas que debes llevar con la sociedad para vivir una vida tranquila. Acepta lo que las personas te dicen al instante. Rodéate de personas que crees que les agradas. No sobresalgas. Y tampoco salgas de tu casa. Consigue un trabajo normal para tener un cheque seguro. Haz lo que todos hacen, porque cualquier otra cosa sería muy raro de hacer.

Las siguientes menciones son formas de vivir de forma nada excepcional.

Vida

Haces lo que la gente espera de ti y no sigues tus verdaderos ideales.  Vives una vida conformista porque significa seguridad.  No tomas tiempo para disfrutar lo que tienes en el momento, pero prefieres quejarte de lo que no tienes. Tampoco tomas tiempo para disfrutar las maravillas que te ofrece la naturaleza.

No piensas antes de actuar ni tampoco eres responsable de las palabras que expresas. Tomas personal todo lo que te dicen sin analizar bien la situación.  Haces suposiciones en cualquier cosa, creas un mundo en situaciones que suceden como tú crees. No das tu mayor esfuerzo en las acciones que enfrentas. Piensas que seguir tus sueños son cosas de películas y no de la vida real.

Trabajo

Consigues un trabajo que no te va gustar en la mayoría de tu vida laboral. Detestas los lunes. Te sientas en tu cubículo por muchas horas dónde pierdes la productividad por las constantes distracciones que tienes a tu alrededor. Espera que pronto tendrás el mejor cubículo del trabajo, sin pensar en cómo puedes afectar a los demás. Atiendes varias juntas, sin tener un plan previo, que no llegan a ningún lado.

No tomas responsabilidad ante tus acciones. Cuando fallas, de hecho, decides no intentar otra vez. Cuando hay disputas, das tu opinión basada en las personalidades de las personas en vez de los principios del negocio. Si quieres subir de puesto, te quedas callado a lo que no crees justo y sólo das opiniones positivas. Te preguntas porque te ha tocado a ti, trabajar en esta situación, sin buscar alternativas. Siempre estás esperando los fines de semana.

Escuela

Vas a la universidad porque necesitas tener un diploma, no porque realmente quieres aprender algo. Tomas tantos años en tus estudios que a veces prefieres alargar el plazo porque no estás preparado para vivir la vida real. Sigues patrones, cumples lo que te piden. No haces debates en tus clases.

Estudias en el último momento sólo para pasar la materia. Inclusive no disfrutas tus materias y permaneces callado. Dejas que se aprovechen de ti cuando estás haciendo servicio profesional. Tomas como obligación el servicio social y no piensas realmente en aportar algo a la sociedad.

Finanzas Personales

Hablas como un experto de finanzas pero tienes pésimo control sobre ellas. Prefieres sonar sexy ante ser rico. Usas tu tarjeta de crédito en exceso, sin tener un plan, que el banco te está ganando el juego. No llevas una cuenta de ahorro y tus próximos eventos se cancelan por falta de planeación. Buscas la hipoteca más grande que puedas obtener.

Gastas en cosas que no necesitas para impresionar a personas que no les caes bien. Compra el carro más caro y te quejas del costo de la gasolina. De hecho, compras cosas de mucho precio que te mereces por tu gran esfuerzo en el trabajo. Caes en la inmensa publicidad que ves a diario y compras cosas innecesarias. Prefieres no donar a organizaciones honestas porque no le ves utilidad.

Viajes

Crees que viajar es sólo para las personas con dinero, los que ganaron la lotería o los que tienen más tiempo libre que tú. Piensas que no es seguro pensando que dónde vives es más seguro que viajar y prefieres no salir de tu zona de confort. Compras paquetes de viajes que te aseguran por completo tu diversión. No tomas tiempo para conocer las personas del lugar, mientras sólo te dedicas a tomar fotos que subirás a Facebook.

Sales de viaje al extranjero una o dos veces en tu vida, preferentemente a lugares muy conocidos, como París o Londres. Pero dónde quiera que vayas, te aseguras que el lugar sea seguro porque no aceptas tomar aventuras de vez en cuando. No te atreves a tener aventuras. Prefieres visitar el extranjero que recorrer lo que tienes alrededor de tu lugar.

Autoridad

No cuestionas las reglas, sólo las sigues. Crees que la sociedad está en buenas condiciones aunque veas todos los problemas que están pasando. Confías en que los superiores arreglarán los problemas por ti. Tomas órdenes sin analizar las acciones. Dudas en enfrentar a alguien en una posición mayor que tú aunque tienes la razón.  No peleas por darte un lugar.

Te asustas ante las nuevas ideas. Haces caso a los decisiones que son populares y omites todo lo que no sea popular.  No te preguntas cuáles son las motivaciones de alguien más que quiere conseguir una meta diferente a lo convencional.

La vida es fácil

No hay porque salir del margen, ya que la Sabiduría Convencional te empezará a tachar de diferente. No aproveches la oportunidad ser excepcional. Es mejor quedarse callado, no cumplir nuestros sueños y seguir las pautas que ya están hechas para cada uno de nosotros.

Cuándo por fin te armas de valor y encuentras tu pasión, ante el primer golpe, caes y no te levantas. No consigues valor para seguir tus ideales, porque los caminos son tan marcados que es fácil seguirlos y mejor no sobresalir.

Si sigues las menciones que hice, estarás conforme en el camino de una vida promedio.

¿Es eso lo qué realmente quieres?

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos