Consume menos, crea más

Existen dos tipos de personas que usan el internet: los que consumen y los que crean.

Por mucho tiempo yo me encontraba en el primer bando.

Sin darme cuenta, estaba todo el día mirando las publicaciones o tomando todos los cursos de las personas que admiro.

Creía que consumir más información —para obtener más poder— iba a ayudarme a ser mejor emprendedor, escritor o cinematógrafo.

Así pasó cuando quise abrir este blog. Fueron varios meses de procrastinar —mientras leía los blogs de emprendedores geniales— la idea de escribir mis primeros artículos.

Asimismo sucedió con mi canal reciente de YouTube. Pasaba horas viendo los videos de otros autores, postergando la grabación de mi propio contenido.

Fue entonces cuando me dije: “hasta hoy, no más excusas. Solo creando algo tangible descubriré si esto puede funcionar”.

Sin esperar a que fuera perfecto, así fue como publiqué mi primer video.

De esta forma reiteré la idea de que el consumismo me hacía creer que estaba haciendo algo productivo.

Pero la magia la encontré en la creación; estando en el campo de batalla, aprendiendo a grabar videos, diseñando las páginas a mis clientes.

Es decir, dando la cara a mi contenido.

Eso es lo que necesito que tú también hagas: pasar de consumidor a creador de contenido. Solo así podrás tener tu propia audiencia o crear un negocio independiente.

Si te sientes atrapado en el consumismo que evita la expresión de tu creatividad, a continuación te daré algunos tips.

Limita lo que consumes

Elimina todas las notificaciones posibles. Créeme que es un alivio enorme cuando no te distraes a cada segundo por estos pequeños anuncios.

Reduce las suscripciones a correos. Es más productivo cuando ves tu inbox con pocos mensajes, los que realmente quieres leer.

Sigue a poca gente. En todas tus redes reduce el número de personas que sigues. Recuerda que todos los emprendedores van a querer venderte algo y terminarás comprándoles a cada uno.

Define tiempos para crear

Tienes que hacer un análisis personal para descubrir a qué horas del día puedes dar lo mejor de ti. Sea en la mañana o en la noche, reserva tus horas sagradas para la creación de tu propio contenido.

Lo que sobra del día puede ser usado para consumir.

Toma descansos

Estar todo el día creando puede ser agotador e inclusive perjudicial para tu creatividad.

Date algunos tiempos para hacer actividades que despejen la mente, ya sea una caminata por el parque o una conversación amena con otra persona.

En mi caso, la experiencia de viajar me genera bastante energía para seguir creando.

Una de las mayores razones por las que consumes en exceso es la falta de interés en lo que estás haciendo.

Si tu trabajo no te emociona, quizá es tiempo de buscar nuevos caminos.

Pero si estás comenzando en este mundo digital, me parece bien que estés consumiendo información. Solo ten en cuenta que hay un punto donde esto es sinónimo de procrastinación.

Así que quiero que tú y yo hagamos un acuerdo: desde hoy, promete que pasarás menos tiempo consumiendo y más creando.

El día que te acostumbres a crear tu propio contenido, será el momento en que obtendrás todo lo que quieras.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos