El arte de dominar el miedo

El miedo es ese monstruo que se instala por detrás y sujeta con garras afiladas nuestros hombros.

Es el principal culpable de que tú y yo evitemos dar el primer paso.

Siempre aparece cuando temes:

  • Lo que van a pensar sobre ti (amigos, familiares).
  • Escuchar cualquier crítica.
  • Que el cliente no vaya a considerar admirable tu trabajo.
  • Mostrar tu verdadera forma de ser

Quizá se deba a esa insaciable necesidad de esperar aprobación de otros o al extraño sentimiento de que no somos lo suficiente.

La realidad es que el miedo no se puede eliminar.

Absolutamente todos sufrimos de él.

¿Cuál sería el chiste si no fuera así? No temer a nada sería como no sentir. La vida sería aburrida y te perderías de lo que te hace sentir humano.

En vez de creer que el miedo es solo para cobardes, la clave está en aceptar y tener completa consciencia de él.

En realidad es un indicador de que estás en el camino correcto.

El siguiente gráfico podrá ayudarte a entender mi postura:

Solo piensa que si todo en tu vida parece monótono, se debe a que estás muy tranquilo, acurrucado en tu burbuja. Es decir, en tu propia zona de confort.Cada vez que enfrentas tus miedos te sientes más incómodo pero, al mismo tiempo, también más emocionado, ¿no es así?

Cualquier idea que valga la pena incluye sentimientos de incertidumbre o estrés.

Es que todo lo bueno se encuentra fuera de lo cotidiano. Por eso el miedo es la oportunidad para impulsar nuevas fronteras.

Como un buen amigo dice: no sigas caminos marcados, en vez de eso, toma un machete y empieza a cortar el tuyo.

A través de los años he aceptado el miedo a comenzar algún proyecto nuevo, recibir críticas a mis diseños, viajar en avión o pensar en la posibilidad de tener mucha fama.

Es más, sufro cada vez que publico un artículo a los miles de lectores —¡como tú, gracias!— que me leen cada semana.

Me mata esa incertidumbre de no saber cuál será la recepción que tendrán las palabras que digo al público general. Siento miedo de que pueda recibir malos comentarios —o cartas de puro odio.

Pero, ¿sabes qué? Una vez que publico, la sensación es gratificante. Lo mejor es que nada malo pasó.

¡En cambio recibo mensajes de que mis escritos han animado a alguien a tomar acción!

Por eso, en carne propia te puedo decir que en la medida en que hagas actividades fuera de lo normal, grandes eventos te sucederán.

Debes usar el miedo a tu favor.

Al verlo como algo positivo, evitas estresarte con pensamientos negativos.

No intentes ser una persona que no le teme a nada, pero nunca tengas miedo de tomar decisiones por ti mismo.

Si la mayoría de tus opciones no terminan contigo en el cementerio, ¿entonces por qué no intentarlo?

Cuando el miedo intente alejarte de lo que estás a punto de hacer, tómalo como una señal.

Invítalo a ser tu amigo.

Velo directo a los ojos.

Grúñele.

Y haz lo que tenías planeado.

Dale Publicar a ese artículo.

Vuelve reales tus ideas.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos