¿Quién es realmente creativo?

Últimamente he oído mucho la misma situación. He visto que las personas no toman la decisión de emprender la aventura de sus vidas, o de iniciar un negocio, porque dicen que no son creativos.

Cómo ven que los artistas, diseñadores, o del estilo están siempre creando, piensan que solamente ese tipo de especie es capaz y así se van creando barreras mentales que ciegan la vista sobre la verdadera creatividad.

Lo que he entendido a lo largo de este inusual camino, es que todos somos capaces de ser creativos, ya que son varios factores los que afectan nuestra capacidad de crear. Es por eso que quiero hacerte la siguiente pregunta:

¿Te consideras creativo?

creatividad.

1. f. Facultad de crear.
2. f. Hacerlo nacer o darle vida.

Lo primero que necesitas saber es que la creatividad es una habilidad. Esto significa que, en ciertas ocasiones puede ser una aptitud innata, y por ello vemos personas que desde chicos tienden a ser más creativos. Pero también es una aptitud desarrollada, que se practica, y con constancia se puede convertir en una habilidad.

No sólo se nace creativo, sino también se hace.

En definición básica, podemos decir que crear es la habilidad de convertir algo en realidad. Cualquier cosa. Si te pones a pensar detalladamente en esto, entonces todo el día estamos creando. Nuestras palabras vienen de la voz, de la vibración y la creación de la boca, por lo que estamos creando un enunciado, y principalmente, un mensaje.

Lo mismo sucede cuando cocinas. Creas tus recetas, haces magia y en cuestión de minutos tienes una gran desayuno en tu mesa. De hecho no estás inventando algo nuevo, sólo estas creando, entre la variedad de alimentos disponibles, una comida.

Si la receta es la idea, la comida en la mesa es la creación.

Tenemos la falsa percepción de que crear es tener algo completamente nuevo y no siempre es así. Simplemente es la capacidad de convertir el cero en algo. De dar vida, cómo diseñadores de nuestro destino. Sea algo innovador, nuevo o algo ya hecho, pero algo por ti. Y cómo una receta, la idea es la primera base de la creatividad.

Ahora, las ideas son simplemente ideas, ni buenas ni malas, solo ideas. Unas serán más aplicables a determinadas circunstancias que otras; unas generarán un producto u otro. Por otro lado, hay ideas que al no estar concluidas parecen poco exitosas, pero tras un poco más de trabajo sobre ellas se convierten en ideas extraordinarias.

Pero por más que tengas mil ideas, si no las llevas a la acción, permanecerán el baúl de los recuerdos y no en el baúl de tus proyectos. Del dicho al hecho hay una gran brecha.

¿Cómo ser creativo?

Ser creativo no es una actitud, tampoco un estatus, ni una etiqueta. Realmente crear viene de nuestro interior, de nuestra mente – de nuestros sueños. El hermoso proceso de crear es otorgado a cada uno de nosotros, y sólo tú mismo puedes explotar el deseo de creatividad que tienes en tu interior.

Es que estamos en constante creación. Sólo falta ver la vida, ver lo que te rodea, tener un espíritu critico que te permita ver el más allá de tus acciones y vivencias diarias, entenderás que el mundo respira del aire creativo. Por naturaleza podemos decir que somos creadores, tanto que hasta nuestro cuerpo se dedica a crear en su interior. Si el cuerpo lo hace, ¿por qué no tu mente también?

Así de fácil, pero no tan sencillo.

En un contexto artístico, la creatividad se manifiesta en la capacidad para diferenciarse de lo previamente existente y en su poder evocador de emociones. En otros contextos no artísticos, la creatividad se pone de manifiesto en la sorpresa que genera una idea y la virtud de dar respuesta a alguna necesidad.

Por ende, si quieres diferenciarte o quieres ser factor sorpresa, solamente hay una forma natural de lograrlo: ser tú mismo. Si realmente eres tú, ya que eres único, podrás crear una imagen excepcional de ti, y principalmente estarás creando tu propia historia.

Por lo que creer es crear.

Cuándo empiezas a creer que eres capaz de cumplir tus sueños, cuándo crees que puedes hacer un negocio que te permita libertad y que cambie el mundo, entonces empezarás a crear lo que se necesite para alcanzar tus objetivos.

La vida entera es creación y viene de proceso de creer que es posible. Es una convergencia entre la mente y lo real, entre creer en tus sueños y crear tu mundo. Sólo debes entender que tienes la posibilidad de crear algo, sea lo que sea, en el momento que sea, y sin importar lo que digan los demás.

“Si te gusta lo que haces, si crees en tu proyecto y creas un mejor mañana, no hay quién te detenga en cumplir tus sueños”

¿Cuándo somos creativos?

La creatividad necesita tiempo para poder llevar a cabo esa exploración, ese juego. Necesita estímulos que la sacudan, la inciten, la provoquen. Esos estímulos pueden venir de fuera (alimentándote de información relevante) o de dentro (intereses, motivaciones, curiosidad).

Cualquier momento y lugar es bueno para ser creativo. Hay veces que el flujo creativo viene de forma más natural, y en ocasiones, algunos factores pueden ayudarte a explotar esa chispa que tienes escondido en ti.

1. Cuándo te apasiona lo que haces

La creatividad viene conectada internamente con tu pasión. Estar interesado en el tema que dices, haces o vives, logra que mente pueda naturalmente expandir su horizontes y así crear más. Haciendo lo que te apasiona, indagas más, juegas, te activas, te motivas, buscar dar el extra y crear un impacto que solamente tu pasión te puede ayudar.

Cuando no solamente actuamos movidos por motivos externos (dinero, reconocimiento, obligación) sino por las sensaciones  emotivas que experimentamos durante la actividad.

2. Cuándo hay crisis

Si, no sólo crisis económica – también la personal. Cuándo estamos en problemas, es cuándo se puede ser más creativo. Es ahí dónde los creadores innatos resaltan, pero no es impedimento para arriesgar, porque ya no tienes mucho que perder.

Albert Einstein una vez dijo que La crisis es la mejor bendición que puede suceder a las personas y países, porque trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimiento y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar superado.

3. Cuándo resolvemos una necesidad

Considero que esta es la verdadera base de la creatividad. No es quién sea más inteligente, quién sea más creativo; es quién sepa resolver una necesidad. Los negocios o proyectos más exitosos se logran porque a alguien se le ocurrió cómo responder una demanda. Y día a día encontramos tantas cosas que pueden mejorar nuestras vidas, que sólo falta vivir para ser creativo.

4. Cuándo hay equilibrio

Cuándo encuentras un punto de intermedio (o lo más cercano) entre las cosas que haces, es cuándo tienes más flujo de imaginación y creatividad. Si te la pasas todo el día trabajando, y no tomas tiempo para despegarte del monitor, de respirar la vida, difícilmente dejarás abierto el grifo de la creatividad.

Inclusive tomarte el tiempo de no hacer nada puede ser más satisfactorio que cumplir por cumplir. Sólo es cuestión de observar tus acciones, tus movimientos, tus segundos. Y darte el tiempo para todo lo que requiere y principalmente, para fluir la mente.

Desacreditando algunos mitos

Mientras las barreras mentales se vuelven populares, mientras vamos alimentando a la Sabiduría Convencional, a lo largo del tiempo hemos creado mitos sobre la actividad creativa, que me gustaría analizar sólo alguno de estos mitos para romper con sus hechizos.

Las personas creativas son sólo artistas

Leonardo Da Vinci era creativo. También Picasso, por supuesto. Mozart, Einstein, pero también mi abuelo o mi amigo Juan. No hace falta que la idea creativa transforme el mundo o nos conmueva intensamente (…aunque sería genial). Existe una creatividad tanto histórica, cómo personal, por lo que todo estamos aptos para ello.

La creatividad surge en la soledad

Aunque los procesos mentales que se producen en nuestra cabeza durante el proceso de creación son de carácter interno, un grupo de trabajo suele hallar innovaciones más exitosas que quien trabaja individualmente.

Los miembros de un equipo se complementan haciendo transcender el conocimiento, así las aportaciones de los demás pueden ser el principio para iluminar en nuestra mente ante una posibilidad alternativa o novedosa. Por eso es importante rodearte de personas excepcionales que compartan tus intereses.

Las personas jóvenes son más creativas que las de edad avanzada

Se tiende a creer que los jóvenes son más creativos porque se adaptan más fácil a los nuevos cambios. Es correcto parcialmente, porque también la creatividad se alimenta de las experiencias y saberes adquiridos, ya sean conocimientos o ideas o métodos para dirigir el pensamiento hacia el flujo imaginativo.

Por otro lado, puesto que vivimos en sociedad que se cimienta bajo una serie de normas, y que en la mayoría de los caso, para formar parte e integrarse en la sociedad es necesario adaptarse. Por este motivo, con la edad muchos aprendemos a inhibir la creatividad.

La creatividad es de quienes se arriesgan

A veces, no tiene sentido que asumamos riesgos que no vayamos a poder afrontar.  Casi siempre lo nuevo es lo que impacta, pero también la innovación en algo ya creado puede ser vital para un cambio.

Aunque, por otro lado, sólo aquel que se avienta hacía el otro lado del puente, sabrá lo que hay. Tú decides que lado del puente te gustaría estar.

No sólo tomes el consejo de mi

En un momento de lectura e inspiración, descubrí que otras personas creativas, cómo tú y yo, tienen una idea similar al caso creativo y me gustaría citar sus palabras para afirmar el contexto.

Alberto Pena, maestro en la productividad y creador de ThinkWasabi.com, opina al respecto en su artículo:

“Es que yo no soy nada creativo”, esa es una expresión que oímos con bastante frecuencia. Para mí el primer paso para ser creativo pasa por preocuparse por las ideas que nacen de uno, hay que guardarlas y cuidarlas con mimo y dedicación. Una pequeña idea es algo delicado bajo la que esconde la verdadera creatividad. Lo peor que puedes hacer con una idea tuya es dejar que se pierda y muera rápidamente.

Natalia Sarro, coach en hacer lo que te gusta y creadora de Inspiramundo.com, comenta en un artículo suyo:

Lo percibas o no, todos tenemos un potencial creativo mucho mayor del que imaginamos. Solo que algunas veces no sabemos (o preferimos no saber) cómo generar las condiciones necesarias para que nuestras ideas creativas emerjan.

Porque para ser creativos, necesitamos aprender a tolerar el caos y el desorden inicial, que luego dará paso al alivio de la idea encontrada.  Y soportar la incertidumbre de no controlarlo todo no es para cualquiera.

Magalí Vidoz, viajera y creadora de CaminoMundos.com, reflexiona en su taller de escritura sobre el tema:

¿Tenemos la posibilidad de crear sin límites? Sí, y somos casi obligados a crear: los seres humanos somos por naturaleza creadores, y en el ámbito del lenguaje podemos crear nuevos sentidos y sonidos porque el lenguaje es arbitrario, es cultural. Y además, creamos musicalidad, creamos sonido, y eso significa que lo que nosotros escribimos o decimos, entonces eso vibra, llega lejos, mueve (y al mismo tiempo nos vibra, nos lleva lejos, nos mueve).

Creamos y vivimos diariamente

“Todo niño es un artista. El problema es permanecer cómo artista cuándo creces” – Pablo Picasso

Realmente depende de ti. No hay excusas, no hay barreras – más que las que tú mismo te pongas; sea en la vida, en los negocios, en el amor, en la salud, en los hábitos, en los juegos, en tu pasión, en tus sueños, en tus ideas.

Todos somos creativos, sólo hace falta explotar nuestro flujo de imaginación interno.

Lamentablemente, no todos los trabajos brindan a sus empleados la posibilidad de ser creativos, perdiendo gran potencial como grupo humano, empresa o institución. Pero espero que esto cambie pronto, aunque por ello, en este espacio nos estamos dedicando a crear nuestro propio futuro, así que es más fácil explotar nuestra flujo imaginativo.

Por último, recuerda que la creatividad y la innovación no son nada, si no hemos creado nada. Pero más profundo aún, inclusive de iniciado, si no lo terminas, realmente no creaste nada. Terminar no significa ser exitoso; terminar significa cumplir el objetivo marcado (habiendo iniciando en su totalidad) y así poder llegar a entender que tu obra maestra es un éxito o un fracaso.

Entonces, ¿te consideras creativo?

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos