La historia más grande que hayas escuchado

Desde las antiguas creencias hasta las religiones actuales; desde nuestras tradiciones y valores como sociedad, hasta las costumbres que hoy practicamos; todas son historias que se cuentan, y estas han sido nuestra forma de comunicación.

La persona que eres depende de las historias que crees.

Si estás leyendo este artículo desde tu computadora o celular que tiene una manzana en la parte de atrás, es porque has creído en la historia de la compañía de “piensa diferente”.

Los tenis que usas, no los compraste por la marca de la palomita, esos son solamente detalles; los usas porque crees en la historia que te cuentan acerca de lo que significa el deporte.

Generalmente en cualquier cosa que hagas, sea lo que sea, basarás tus decisiones en las historias que conoces. Las historias son la fuerza que moviliza al mundo, las que nos hacen creer en algo, el motivo por el cual confiamos en alguien.

Las grandes leyendas y los ilustres líderes pueden cambiar el mundo de muchos, si es que cuentan una gran historia. Sólo abre un libro religioso y verás como está repleto de historias.

Por esta razón, quiero que te tomes un tiempo para pensar en lo que posiblemente sea la historia más increíble que jamás hayas escuchado.

La historia que cuentas de ti mismo.

El relato es tuyo

Reflexiona, si te preguntaran ¿Quién eres?, posiblemente contarás una historia; inclusive a ti mismo, en tu mente, harás una semblanza sobre ti. Lo más importante es eso, tú eres lo que crees de tu persona.

Depende de ti cómo quieres contar esa historia.

Pero ten cuidado, puedes hacerte un camino difícil si crees en la historia equivocada de ti.

Pregúntate, ¿cuál es la razón principal por la que aún NO comienzas un negocio?

Cualquier respuesta que sea, se encierra en la misma situación que nos hace divagar en las excusas y evitar tomar acción: el miedo a enfrentarte.

“Es que no estoy apto para hacerlo”

“No estudié la carrera necesaria”

“No tengo dinero para lograrlo”

“Nadie me va escuchar”

El miedo es un agente destructor que se encarga de derrumbar esa buena historia que sostienes sobre ti. Por este factor, cuentas tu historia de una manera en la que te desmoraliza, que te mantiene inmóvil.

Necesitas modificar esta situación, moverte de sitio. Tienes que creer en la persona excepcional que hay en ti, en el ser extraordinario que eres.

Las historias que son excepcionales perduran a lo largo del tiempo, tan así que ni la muerte se presenta como el final. Grandes como Steve Jobs, Michael Jackson, entre muchos otros, crearon la historia de sus vidas a través de sus extraordinarias acciones.

Érase una vez…

Es así como las grandes leyendas han permanecido en nuestro mundo. Sean como sean, fueron escritas como ellos quisieron. Ellos mismos crearon las historias de sus vidas.

Desde que llegaste a este mundo, empiezas con lápiz y papel a escribir la historia de tu vida. Aunque trates de evitarlo, tu historia se sigue escribiendo día con día, suceda lo que suceda, la ventaja es que el lápiz lo manejas tú.

Si quieres cambiar el mundo, cuenta una mejor historia de ti mismo.

Si coincides con esto, tu historia equivale a cambiar la forma en que vives tu vida; en la energía que tendrás al despertarte cada mañana; en el entusiasmo de emprender eso que has querido a hacer; en la emoción de cumplir tus sueños. Si así lo decides, cambiará, inclusive, la forma en que leas este mensaje, en que veas tu entorno; en la manera en que te mires. Así de sencillo. Así de poderoso.

Ahora contéstate ¿Cuál es tu historia?

¿Vives por tus ideales?, ¿Vives tu pasión?, ¿Es lo que quieres?

¿Estás contribuyendo con la sociedad?, ¿Estás cambiando el mundo?

¿Cómo serás en un año, en cinco, o veinte después?

¿Cuál es tu misión?, ¿Tienes la estrategia para mejorar tu vida?

¿Has encontrado la olla de oro al final del arcoíris?

¿Estás contando una gran historia sobre ti?

Solamente tú puedes escribirla.

Crea esa gran historia acerca de ti y créela.

Tu leyenda comienza ya.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos