¿Porque debes alejarte de las ideas conformistas?

La otra vez estaba platicando con mi padre de varias cosas de la vida (ya ves que uno se siempre quiere hacer el interesante con la familia) y entre esa charla, salió a flote una cuestión que me venía cruzando en la mente por largo rato. Le comenté que me parece interesante la idea de tener siempre una actitud inconforme ante la vida, que al instante me dijo:

“Aguas, por que un estilo de vida así podría hacerle llegar a la agonía… siempre estarías deseando más.”

Y acepté su postura a primera instancia porque me pareció correcta.

…Pero a lo largo de estos meses, me he dado cuenta que mantener una actitud inconforme no es como la sociedad ni mi padre piensa (perdón, papá, si me estás leyendo). De hecho, ahora que lo pienso más, siento que un factor crucial para lograr metas excepcionales.

Creo que tiene que ver mucho con los artículos de Chris Guillebeau, uno de los blogueros que más me inspira, ya que creó todo un movimiento que impulsa a miles de personas a ser inconformes. Él siempre ha expresado que actuar de manera conformista es hacer las cosas sólo por cumplir; seguir indicaciones y hacer todo lo que te ordenan; olvidar tu pasión e ir en busca solamente de ingresos; permanecer en una zona de confort y seguridad, sin arriesgar… Cuando debemos entender que en realidad nada es seguro mas que el cambio.

Cuánta razón tiene este Chris…

¿Pero por qué mucha gente está contenta con la conformidad?

Sucede que siempre nos han formado bajo estándares que muchos, muy probablemente, seguirán sin cuestionar, creyendo que conformidad es sinónimo de felicidad.

Y como generalmente buscamos llegar a una zona de confort, no hay necesidad de ir por más. Así de simple: queremos las cosas de manera fácil y rápida. Y mientras sigamos haciendo esto, el mañana lo dejamos en las manos de otros, que luego nos preguntamos dónde quedó la vida llena de aventuras.

La conformidad se caracteriza por nunca dar el extra; por esperar resultados inmediatos, el beneficio personal, dinero, entre muchos otras cosas banales. Es que tenemos el problema de que no distinguimos la diferencia entre conformismo y plenitud, que me gustaría explicarte a continuación.

Así es como claramente podemos observar en nuestro alrededor la anatomía de las acciones conformistas: personas, comunidades o negocios que sólo buscan cumplir con lo que es necesario. Sus acciones los hacen monótonos, y por lo general al final, son olvidados. Con sólo mirar a tu alrededor, podrás identificarlo alguno de estos casos:

Anatomía de las ideas conformistas

  • Una persona conforme evita los riesgos, perdiendo la esencia de la aventura y aprendizaje
  • El profesor conforme asegura que sus alumnos no le sobrepasen
  • Un negocio conforme quiere ser bueno, en vez de ser el mejor en su campo
  • Un restaurante conforme es olvidado justo al salir del lugar
  • Un servicio conforme busca reducir las quejas y no se enfoca en crear algo extraordinario
  • Organizaciones conformes buscan conquistar tu dinero en vez de tu corazón
  • Personas conformes están gobernadas por miedo, aunque crean que es prudencia

Seguro conoces más elementos, sé libre de agregarlos a la lista.

Los conformistas se reconocen muy fácilmente, ya que son los que se detienen en los números y se olvidan del impacto que pueden generar. Y mientras aspiremos a una vida segura dónde no busca generar el extra, todo se mantendrá en un círculo vicioso.

Piénsalo: ¿Realmente quieres tener un proyecto del cuál nadie se acuerde?

Aún cuándo veas que el proyecto está dando sus frutos, que no necesitas hacerle más, piensa realmente si es lo qué quieres de la vida, o si algo más te está llamando a la puerta que no la quieres abrir por una mera conformidad.

¿Y qué es sentirte pleno?

Cuando trabajas duro por algo que realmente estremece tu corazón, cuando pones todo tu empeño, dedicas tu tiempo y te entregas a esa gran meta que contemplas en tu camino, estarás trabajando bajo un propósito y te tendrás más energía

Que cuando llegas a cumplir la meta, serás muy feliz al haber dado lo mejor de ti. El resultado te sorprenderá y los otros lo notarán. Podrás sentirte agotado, pero descansarás sabiendo que alcanzaste tan anhelada meta y el efecto positivo en tu entorno.

Ese día te sentirás pleno.

Ser inconformes vale la pena

De hecho, si no existieran personas inconformes en la sociedad, la verdad es que no habrían tan increíbles maravillas el día de hoy. Probablemente seguiríamos comunicándonos casi primitivamente y no estaríamos hablando como hoy lo hago con este blog.

Los soñadores, los revolucionarios, los locos que han cambiado este mundo, son lo contrario a conformistas. Por ejemplo, los pintores inconformes crean grandes obras porque no se ven complacidos con la primera pincelada; los emprendedores inconformes encuentran oportunidades de negocio en algo que ya se suponía estable; los viajeros inconformes descubren mayor aventura en los paseos poco convencionales.

Como dije Steve Jobs: esto va por los locos, por los inconformes que piensan cambiar el mundo.

Cuando te abres a la inconformidad, te das cuenta que todas las cosas en el mundo se pueden mejorar, cambiar, innovar y mucho más. Podrás desarrollar un espíritu crítico que te dará la posibilidad de captar nuevas oportunidades de crear un proyecto, un negocio o algo que te apasione.

Realmente aprecio el consejo de mi padre, pero en esta ocasión decido hacerle caso a mi instinto y poner en práctica esta actitud. Ser inconforme me ha mantenido en constante movimiento y me ha hecho descubrir que siempre hay algo más que aún desconocemos.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos