Las inmobiliarias aún no se adaptan al nuevo estilo de vida nómada

Debido a lo simple que es comenzar un negocio en línea, cada vez hay más personas moviéndose por el mundo. Es una tendencia que, más que un sueño, hoy en día es una realidad.

Pieter Levels, creador del sitio nomadlist, comentó en su conferencia que para el 2050 llegaremos a ser un billón de nómadas digitales.

Ahora existen más eventos de emprendimiento, más espacios de trabajo en conjunto, mejores formas de conseguir visas. Es decir, las ciudades se están adaptando a recibir a personas nómadas… excepto las inmobiliarias.

Si no se adaptan a la tendencia nómada y a las nuevas tecnologías, así como pasa con los taxistas con Uber, serán reemplazadas rápidamente.

Déjame explicarte por qué.

En cuestión de personas que buscan hospedaje fuera de su lugar de residencia, normalmente existen dos tipos de categorías:

  • Los turistas, quienes viajan por periodos cortos, se hospedan en hoteles, “bed and breakfasts” u hostales (si son aventureros)
  • Los expatriados, quiénes viajan por periodos largos, se hospedan en casas o apartamentos que rentan por años o inclusive compran

Sin embargo en medio de estos dos se encuentran las personas como tú y yo, que podemos trabajar en línea:

  • Los nómadas digitales, quiénes viajan por periodos semi-extensos, se hospedan en casas o apartamentos por meses (o hasta donde la visa nos permita)

En este nuevo estilo de vida, donde la flexibilidad de ubicación es notoria, nos podemos estar moviendo cada dos o tres veces al año.

En nuestro nuevo lugar de residencia a veces nos quedamos un mes, en ocasiones tres meses o si nos gusta el lugar, por muchos meses.

Tenemos una vida minimalista, donde compramos justamente lo necesario y evitamos tener cosas materiales que nos aten a un sólo lugar, por ende no nos interesa comprar una casa al creer que es una pérdida de tiempo, dinero y además te hace permanecer en un sólo lugar.

Si, quizá algún día queramos sentar cabeza o tener una base donde podamos descansar entre viajes, pero la prioridad actual es invertir en experiencias que en permanencias.

La primera vez que salí de mi hogar a encontrar donde hospedarme fue en la universidad. Fue fácil rentar una habitación gracias a los departamentos para estudiantes, casa de huéspedes o la oportunidad de rentar una casa para con otros amigos.

En mis primeros viajes me quedaba en hostales ya que los precios son bajos y me daba la oportunidad de conocer a otros viajeros. También probé el CouchSurfing para conocer a personas locales y ahorrar dinero al dormir en el sofá.

El problema de estos métodos es que con el tiempo no es cómodo compartir donde duermes (menos cuando roncas mucho como yo…), que tus compañeros de hostal te inviten a tomar alcohol cada 30 segundos o que siempre te pregunten cómo es que trabajas usando tu computadora.

Ciertamente hay un grupo de nómadas que se adapta a compartir espacios, pero quiénes hacemos esto por mucho tiempo buscamos algo más “estable” en cada lugar que vamos.

Nos interesa rentar apartamentos o casas privadas (para sentirnos a gusto a cualquier lugar que vayamos) por periodos cortos con la posibilidad de rentar por más tiempo.

Con buen internet (o por lo menos un buen café cerca). Sin restricciones de uso del espacio y sin extensos pápeles burocráticos. De preferencia pagar en línea para que sea rápido y seguro.

Quizá compartamos con otras personas y así estar en la misma sintonía de trabajar la mayor parte del tiempo, como también darnos un tiempo para salir y disfrutar de la ciudad que visitamos.

¿Es mucho pedir?

Para rentar un apartamento en Medellín

Como me dijeron que Medellín, Colombia, es una ciudad que es apta para el estilo de vida nómada, pensé que iba a ser fácil rentar un apartamento con las características que mencioné anteriormente.

Ahora que llevo algunos días aquí, para mi sorpresa ha sido muy complicado rentar por mes ya que el sistema inmobiliario es bastante anticuado.

En realidad es muy fácil rentar una habitación, pero no quería compartir un espacio completo con desconocidos, simplemente buscaba un apartamento para dos personas: con cocina, una cama con baño privado y una sala / estudio para trabajar.

Eso es todo lo que necesitaba.

Primero busqué en Airbnb, para mi sorpresa los precios eran bastante elevados inclusive en las zonas más alejadas; mínimo unos 750USD hasta los 1500USD por mes. WTF.

Pregunté en la comunidad #nomads y me comentaron que las mejores opciones eran buscar en grupos de Facebook, páginas web con listas de arriendos o finalmente contactar a las inmobiliarias locales.

Comencé con los tediosos grupos de Facebook y después con páginas como CompartoApto o MercadoLibre, pero únicamente encontraba opciones para rentar habitaciones o más que nada, departamentos de lujos. Otro WTF.

La opción restante era el trabajo más pesado: contactar con las inmobiliarias.

En primera tenía que agregarlos por WhatsApp (sigo sin entender por qué usan esta red para hacer negocios) y enviarles un mensaje para mayor información de los lugares disponibles.

Algunos tardaban en enviar la información y otros escribían con bastante informalidad, como con falta de ortografía o comportamientos que genera poca confianza.

Uno de los contactos que había conseguido a través de su página web, únicamente me mandó los códigos internos de sus apartamentos para que entrara a su página y yo mismo viera la información. W T F.

Así que después de tener una lista de 11+ posibles departamentos, nos pusimos en contacto directo para ver cada uno de ellos.

La mayoría de estas visitas fueron normales; llegaba con el intermediario, veíamos el lugar, nos daba el precio y le preguntábamos si había posibilidad de reducir el precio (aquí en Medellín se puede negociar todo).

Un caso particular fue cuando una inmobiliaria nos dio una ubicación, Yo pensé que era el apartamento y cuando entramos, era únicamente las oficinas del inmobiliarios.

Nos hicieron esperar 30 mins. Cuando llegó el intermediario, nos llevó en su carro hacia el apartamento mientras nos preguntaba qué tipo de lugar queríamos (cosa que ya habíamos platicado por WhatsApp).

Cuando le repetí que sólo buscaba rentar por dos meses, entonces que el lugar que íbamos no se podía rentar de poco tiempo y me dijo que iba a buscar nuevas opciones. Detuvo el coche enfrente de un apartamento, platicó con alguien por celular y media hora después, nos enseño el lugar.

El apartamento que vimos con este arrendatario tenía una pinta muy… digamos, que parecía un lugar donde llegan por unas horas, celebraban algo y después dejaban el lugar un poco sucio. Ya te imaginarás.

La parte complicada, a parte de encontrar un apartamento de precio justo y buena ubicación, es que todo tiene que ser muy burocrático; se deben firmar hojas con notario público y mostrar cientos de papeles.

Justo un amigo (que es local de Colombia) tiene el problema de rentar un pequeño departamento por que le piden constancia laboral. Como es un trabajador independiente como yo, difícilmente puede mostrar este tipo de papel.

En efecto las complicaciones que se le da a las personas independientes o que buscan rentas mensuales hacen que uno se desanime rentar a través de inmobilarias. Qué cosas, ¿no?

Por cierto que en cada uno de estos apartamentos usamos la aplicación SpeedTest para probar la velocidad del internet en vez de confiar ciegamente en el arrendador. Encontramos desde desde 2.5mbps hasta uno de ¡20mbps!.

Cómo mejorar el servicio inmobiliario

Una de las cosas que más me gustó de Chiang Mai, Tailandia fue la facilidad de rentar un apartamento.

A partir de una lista en Google Sheets sobre los apartamentos de la ciudad, fui a visitar los lugares que me interesaban y pregunté por disponibilidad. Los primeros dos que visité estaban ocupados pero el tercero estaba disponible para rentar lo más pronto posible.

Así que llené unos datos de contacto, con una copia de mi pasaporte, pagué el primero mes más un depósito (30% del precio mensual) y listo. Ya tenía un apartamento para rentar cada mes.

Claro que hay muchas maneras de que este servicio puede mejorar, pero este tipo de facilidad debería ser adoptado por las inmobiliarias si quieren mantenerse vigentes.

Deben adaptarse a las nuevas reglas:

  • Permitir rentas por mes

Una inmobiliaria piensa que rentar obligatoriamente por 6 meses es más beneficioso, pero se están perdiendo mucha clientela, como la nueva generación viajera, que sólo quieren rentar por un par de meses.

Hoy en día es constante el flujo de personas en las ciudades, que si permiten rentar por mes, seguro que tendrán muchos clientes.

  • Absorber los servicios

Una maravilla del Airbnb es que no nos debemos preocupar por los servicios de luz, agua e internet. No lo digo por gastar menos, sino por que en realidad alguien que renta un espacio de forma temporal no debería meterse en el lío de pasar los contratos a su nombre.

Si las inmobiliarias ponen en sus costos de renta estos servicios y evitan el papeleo de contratos, podrán obtener más clientes.

  • Usar herramientas digitales para pagar

Hoy en día muchas personas están usando PayPal o sus tarjetas de crédito (aunque los latinoamericanos sigan creyendo que son del diablo), por lo que sería genial que las inmobiliarias permitan hacer pagos en línea sin tanto problema.

  • Permitir descuentos o sistema de afiliados

Inclusive se puede tener un sistema más complejos dentro de la página de internet de las inmobiliarias, como el caso de los sistemas de afiliados.

Es decir, que una persona que se haya quedado en un apartamento, le pase el dato a otro amigo y si éste lo renta, la primera persona reciba una pequeña ganancia mientras la inmobiliaria se asegura que tiene rentado el espacio.

Estos incentivos, como también dar cupones de descuento a ciertos clientes, asegura que haya más clientes.

  • Crear sus propios sistemas

Esto va de la mano con los puntos anteriores, el problema es que todos estamos usando el internet pero pocos entienden el potencial.

Si las inmobiliarias usarán sus páginas como herramientas para rentar sus espacios sería mucho más fácil conseguir clientes.

Imagina que encuentras una casa que te gusta, por lo que entras a la página de inmobiliarias, le pones el tiempo que quieres estar, pagas con tarjeta y todo el proceso se hace rápidamente. ¿No sería genial?

  • Permitir rentar con pasaporte

Aún existen algunas inmobiliarias que te piden todo tipo de papel, casi hasta quieren saber con quién te vas a casar. En realidad hoy en día el pasaporte es el documento legal más importante a nivel mundial, ¿por qué pedir únicamente este dato?

  • Mostrar la velocidad de internet

Todos estamos pidiendo un lugar que tenga internet, en vez de que uno tenga que conectarse personalmente y probar la velocidad, ¿no sería genial publicarán de forma honesta con cuántos megas funciona y con cuánta se comparte la señal?

Las rentas mensuales debería ser una norma común

Después de una extensa búsqueda por dos semanas, por fin pude rentar un departamento bueno, bonito y barato en Medellín.

No fue con una inmobiliaria ni tampoco Airbnb, curiosamente fue a través de un amigo colombiano que nos presentó a una amiga (dueña del lugar) que se iba a vivir a Berlín y necesita rentar su espacio lo más pronto posible.

Una recomendación de boca a boca que nunca pasará de moda.

En realidad no estoy despreciando la ciudad de Medellín, solamente estoy compartiendo mi propia experiencia al rentar un espacio aquí. Estos problemas suceden también en México y otras partes de Latinoamérica.

La realidad es que si las inmobiliarias no están adaptadas a las nuevas tecnologías, no es sorpresa que servicios como Airbnb les estén quitando territorio (sin doble sentido!).

Aún me falta recorrer otras ciudades para entender cómo son sus procesos arrendatarios, sólo espero que la nueva generación de nómadas cada vez más sea fácil encontrar donde vivir en sus recorridos por el mundo.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos