La paradoja del momento perfecto y cómo vencerla

Este es un artículo de invitado por Andrea Rojas de andrearojas.net

 Dentro de un año te gustaría haber empezado hoy…

Esta frase aplica a todas las áreas de tu vida: negocios, familia, amistades, amor, etc.

Quiero contarte una historia muy personal en este último ámbito.

El amor llega a tu vida de miles de formas y de maneras muy inesperadas.

En mi caso llegó de una forma que me hizo confrontar todos mis miedos y prejuicios.

Me llevó años aceptarme al 100%, no es fácil ser gay y mucho menos serlo abiertamente.

No existe un momento perfecto para decirle a tus papás que estás enamorada de otra mujer y ese ha sido uno de los ejemplos más claros de la paradoja del momento perfecto en mi vida.

Tenía tiempo queriendo hacerlo y siempre había un pretexto:

1.- Cuando la situación económica en mi casa este mejor
2.- Cuando ya no viva en la casa
3.- Cuando termine la universidad

Siempre encontraba la excusa perfecta para no hacerlo.

El momento de contárselos llegó sin que yo lo planeara.

Mi deseo de ser libre, de ser yo misma y la incomodidad que estaba viviendo por estar en mi zona de “confort” fue más grande y así sin pensar en lo que vendría lo hice.

En medio de una discusión se los dije.

La respuesta inmediata no fue agradable, gritos, golpes a la pared, miradas de profunda tristeza, lágrimas y dentro de los malos momentos también llegaron abrazos y palabras de apoyo.

Estos días de incomodidad duraron muy poco.

Mis papás pusieron su amor por mi por encima de sus prejuicios y se dedicaron a leer, asistir a grupos de apoyo y a hacer todo lo que estuvo en sus manos para no sólo tolerarme, si no para ser parte de mi vida.

Hoy en día, tenemos una excelente relación. Me aman tal cual soy y creo que ya casi quieren más a mi novia que a mi 🙂

Si hubiera esperado el momento perfecto lo más seguro es que aún estaría esperando.

Seguiría viviendo con un peso enorme que me causaba estrés, angustia e inseguridad.

¿Por qué te comparto esta historia? Por una simple razón, refleja a la perfección algo que llamé la paradoja de momento perfecto.

La Paradoja del Momento Perfecto

¿Qué es? Es la falta de acción.

¿Por qué llegamos a esta falta de acción? ¿Por qué posponemos lo que sabemos es necesario para vivir una vida de leyenda?

Son 3 elementos los que nos llevan a caer en esta paradoja:

Excusas + Apoyo Externo + Miedo= Paradoja del Momento Perfecto

Vamos a analizar una por una.

Las excusas

El mejor amigo de las personas mediocres y conformistas. Suena duro pero es así. Es muy fácil darle la responsabilidad de nuestros resultados a algo que no depende de nosotros.

Cuando encontramos una excusa estamos dando una razón “valida” para no tomar acción inmediata.

Vamos a ver las excusas más comunes y como combatirlas:

1.- No tengo suficiente tiempo

¿Cuántas horas al día ves televisión? ¿Cuántas horas a la semana pasas en Facebook? ¿Podrías levantarte una hora antes o una hora después?

Supongamos que tu excusa es el no tener tiempo para iniciar tu negocio mientras trabajas.

Si te levantas una hora antes todos los días y lo dedicas a ese proyecto, al final del año habrás dedicado 365 horas al tu negocio.Eso representa 45 días laborales de 8 horas.

¿Crees que puedas avanzar algo? Estoy segura que sí.

2.- No tengo dinero

Esta es una de las excusas más comunes. Hay varias maneras de combatirla:

a) Haz un registro de tus gastos y ver donde puedes cortar tus gastos para dedicarlo a aquello que quieres lograr.

b) Si lo que quieres es hacer un viaje entonces puedes buscar la forma de generar ingresos extras.

c) Si es un negocio puedes buscar un prestamos o hacer una preventa de tu servicio.

d) Empieza con algo más pequeño y velo escalando.

e) Busca alternativas más económicas para tener el mismo resultado.

Cuando decidí irme a vivir a Malasia e hice mi aplicación para Mindvalley no tenía ni un centavo ahorrado. Sabía que al menos iba a necesitar 3,000 dólares para el avión, visa y mi primer mes de vida allá.

Cuando llegó mi carta de aceptación vendí mi coche y organicé una campaña de crowdfunding. Dos meses después llegué a Kuala Lumpur…

3.- No sé hacerlo

Nadie nació sabiendo hacer las cosas. Desde Einstein hasta Steve Jobs nacieron con el mismo conocimiento que tú: NADA.

Identifica que es lo que no sabes y busca la información necesaria para aprenderlo.

Encuentra un mentor que sepa más que tú en el tema que necesitas y sobre todo confía en que la acción es la mejor maestra que existe.

4.- Quiero “______” pero…

En mi opinión este es el más peligroso. Todo en la vida tiene un costo de oportunidad. Cada una de nuestras acciones tiene una consecuencia y muchas veces la falta de acción existe porqué no estás dispuesto a pagar el precio y lo justificas con la búsqueda del momento perfecto.

Quiero bajar de peso pero es que no puedo dejar de comer mis tacos.

Quiero iniciar un negocio pero no quiero pasar 3 años luchando por estabilizarlo.

Quiero ser libre pero no quiero que me juzguen o me critiquen.

Uno de los pasos más importantes para vencer la paradoja del momento perfecto es aceptar que tienes que estar dispuesto a aceptar el cambio para lograr lo que quieres.

Apoyo externo

El segundo elemento de la paradoja del momento perfecto es el apoyo externo.

Tú estás utilizando una excusa y luego tu familia o tus amigos te dicen:

“Sí, tienes toda la razón, espérate un poco más antes de arrancar tu negocio”

Pésima combinación…

Cuando estamos postergando algo, buscamos toda la confirmación posible de que es la decisión correcta y es ahí cuando el apoyo externo cumple su función.

La mejor manera de combatir esto es a través de el apoyo externo correcto.

Busca un grupo mastermind, personas con los mismos intereses que tú que estén dispuestos a decirte cuando estás estancado en tus excusas.

Encuentra un mentor o coach que semana a semana te ayude a revisar tus acciones y tus pensamientos.

Miedo

La paradoja del momento perfecto se alimenta de tu miedo. Es por eso que te justificas esperando el momento perfecto.

Tienes miedo a fallar, miedo a que no funcione, miedo a que funcione y no sepas que hacer, miedo a ya no tener otro objetivo, miedo a lo que dirán los demás, miedo a no estar a la altura, miedo a miles de cosas.

Te tengo una noticia, la única forma de afrontar el miedo y ganar claridad es a través de la acción.

Atrévete a salir de tu zona de confort y enfrentar tu miedo. Esto es una habilidad que se ejercita con las repetición.

Salir de la zona de confort es crecimiento y no existe momento perfecto para ello.

Llegará un punto en que el no crecer y estar en tu zona de confort será más incómodo que tomar acción…
Vivir esperando el momento perfecto tiene muchas consecuencias negativas, entre ellas:

1.- Perder oportunidades
2.- Frustración
3.- Falsa esperanza
4.- Estancamiento

El tiempo es el mayor lujo que tenemos, no lo desperdicies esperando. Aprovéchalo tomando acción.

Está en tus manos tener lo que quieres: negocios, amor, abundancia, amistades…

Para mi el vencer la paradoja del momento perfecto me ha traído muchísimas cosas buenas. Las dos más importantes: amor y un negocio exitoso.

¿En qué área de tu vida estás esperando el momento perfecto? ¿Qué acción puedes tomar en las siguientes 24 horas para empezar a ganar momentum? Me encantará leer tus respuestas en los comentarios.

Si tu paradoja está en el área de los negocio y estás buscando los pasos a seguir para iniciar con éxito tu negocio online puedes descargar el reporte que preparé para todos los lectores de Sergio haciendo click aquí.

Y no importa que tan lento o rápido avances, dentro de un año te gustaría haber empezado hoy…

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos