La verdad es que no lo sé todo

Aún recuerdo cuando estaba en mi despacho de arquitectura leyendo artículos en inglés sobre el estilo de vida que tengo actualmente. La verdad es que no creía que todo esto fuera posible.

Tanto tiempo siguiendo los pasos de “cómo se debería de vivir” me hacía pensar que estas personas venían de un mundo muy lejano.

Pero algo me llamó la atención. Saber que existía la posibilidad de una vida con aventura y propósito allá afuera, me cautivó. Casi ochos meses después de haber consumido estos blogs (y algunos libros), me aventuré a intentar lo mismo.

Y ahora, dos años despúes de hacer las cosas de manera diferente, empiezo a sentir como si esto ya fuera natural para mí. Me refiero a trabajar a mi manera, de hacer lo que realmente quiero, cuando y donde quiera.

Algunas personas dirán que tengo suerte de estar viviendo así. Y es cierto. Porque tengo la suerte de no haber nacido en pobreza extrema o con alguna discapacidad que me limite mentalmente. Tengo la suerte de vivir en una era donde puedo comunicarme y vender al mundo entero sin restricciones ni permisos.

En realidad no soy mejor que tú.

La única diferencia que tengo contigo, es que tú aún no has comenzado un negocio para ser independiente y yo ya estoy en ello. Que llevo varios años escribiendo un blog y tú todavía no has comenzado.

Simplemente me adelanté a tus pasos.

Sé más que tú porque ya he recorrido el camino que algún día vayas a tomar. Porque ya he estado en el campo de guerra, conociendo y aprendiendo a usar las armas necesarias para independizarme completamente.

Y es que algunas personas me ven con grandeza por las cosas interesantes que he hecho, pero la verdad es que no soy mejor que nadie. Soy una persona normal. Con los mismos poderes que cualquiera.

El único interés que tengo es ser auténtico y ayudar a los demás. Creo que eso es lo que me ha llevado lejos. Pero si te soy sincero, aún estoy buscando mis respuestas. Aún estoy sufriendo las mismas dudas que tú.

Si, llevo tiempo haciendo cosas que muy pocas personas se atreverían; estoy dejando las cosas materiales por las experiencias, me estoy librando del mundo corporativo para vivir independiente, prefiero viajar constantemente que establecerme en un lugar, tengo menos ropa de lo que una personal normal tendría, etc… pero aún tengo un camino largo que recorrer.

Aún no estoy seguro en todo lo que quiero hacer en mi vida

Ni con la comunidad que estoy creando en este blog. Ni con lo que quiero hacer como independiente.

En una sociedad que nos incita a ocultar nuestras debilidades, es difícil decir la verdad. Pero aquí voy a romper estos paradigmas al mostrarte algunas de las cosas en la que ando sufriendo actualmente… para que veas que soy igual que tú.

Tengo problemas de productividad

Ésta es una de mis mayores debilidades. Tengo una lista enorme de cosas por hacer y aunque siempre tengo la actitud, llegan días en los que simplemente no hago nada. No sabes como me enoja esto, más cuando vivo como nómada.

Aún estoy aprendiendo mucho en cuestión de concentración, en cómo acompletar mis tareas y en enfocarme en lo que es importante. Ya he tomado muchos cursos, he usado muchas aplicaciones y aún no he dado en el clavo.

He perdido proyectos de clientes

Mi única forma de ingreso actualmente es a través del diseño web, y aunque es algo que he hecho desde los 16 años, sólo los últimos tres lo empecé a hacer como algo profesional.

Aunado a mi falta de productividad, a veces he perdido buenos clientes (o he enojado algunos) por no avanzar a los tiempos establecidos, por no entregar cotizaciones precisas o por no saber cómo ofrecer mis servicios de forma muy clara.

No gano mucho dinero

Tengo una meta fija del sueldo que quiero tener al mes para sostenerme como autónomo, pero la verdad es que aún no la he alcanzado.

Sin embargo, el buen trabajo que últimamente he hecho con mis clientes me traído más demanda y oferta que ya estoy por alcanzar mi meta, y así podré desestresarme un poco y enfocarme en lo que más me gusta: en ser creativo.

Aún tengo apoyo económico de mis padres

No es algo en lo que esté completamente orgulloso de decirte, pero mis padres todavía me ayudan cuando las cosas no están bien (como dije en el punto anterior).

La verdad es que ese apoyo ha sido vital para mantenerme cuerdo todo este tiempo y se los agradezco infinitamente, pero está en unas de mis mayores prioridades deslindarme totalmente.

Me cuesta escribir un artículo

Escribir este blog es una de mis mayores satisfacciones pero te puedo asegurar que terminar un artículo no es tan fácil como parece. Es que aterrizar todos esas locas ideas que tengo en mi mente es bastante complicado.

Siempre mantengo una lista de artículos e ideas pendientes, pero cuando estoy por publicar las dudas siempre llegan a mi mente: ¿Será que les guste lo que escribo?… ¿Será que este artículo tenga un impacto en quién lo lea?

Sigo buscando mi rumbo

Aún cuando haya lanzado una guía completa sobre descubrir tus pasiones, honestamente puedo decir que aún no estoy seguro del todo en estar haciendo lo que más me gusta.

De hecho lo veo como algo bueno, ya que tengo un mar de posibilidades por probar; todos los eventos, aventuras, viajes y emprendimientos que he estado haciendo últimamente me han acercado más a esa claridad que estoy buscando.

Viviendo una vida bastante fuera de lo normal

Así que es la mera verdad. No tengo aclarado el panorama de lo que viene en mi vida. Y tampoco me preocupa.

Quizá esto ya parece más común en el mundo y en Estados Unidos por eventos como World Domination Summit, donde se reúnen más de 3000 personas con ideas extravagantes, pero en México (y el mundo de habla hispana) esto apenas está comenzando.

Así podríamos decir que soy un conejillo de indias en esto de vivir completamente independiente. Y suerte la tuya que podrás ver en primera fila, mi historia de ser diferente través de mis aventuras y las historias que vaya plasmando en este blog.

Es que muchas personas no entienden lo que estoy haciendo. Aún me estoy enfrentando con muchas barreras, con los familiares, con las personas más cercanas y con lo que opina la sociedad en general.

Que si estoy haciendo lo correcto o no… que si es otra de mis locuras… que si realmente podré tener éxito siendo independiente… que si debo pensar en ganar mucho dinero… que si me hará mal estar tanto tiempo sin establecerme…

A todos ellos les puedo decir simplemente que no lo sé. Hoy por hoy estoy haciendo algo que me gusta y con eso me basta.

Es que siempre habrá alguien que no le gusta lo que estás haciendo o que piense que puedes hacer mejor. Puede que sean personas que estén cercanas a ti y que pueda tener un impacto directo.

En estos casos, cuando te dicen “debes buscar un trabajo real” o “piensa en tu futuro a largo plazo”, pregúntate:

¿Esa persona es alguien que está viviendo como a ti te gustaría?

Sólo así sería justificable hacerle caso.

Es que dime, ¿quién realmente tiene todo resuelto en su vida? ¿Crees que aquel persona que te inspira ya tiene todo lo que quiere?

No lo creo. Porque en esta vida nada está seguro, porque es una constante búsqueda y la única forma de saber lo uno quiere se logra al marcar un paso completamente propio.

De echarla a perder. De perder proyectos. De aprender de los pequeños éxitos. De escuchar a los demás. De arriesgar. De hacer cosas nuevas. De dejar huella. Como una de mis frases favoritas dice:

“Uno nunca sabe”

Guiado por lo que creo que es correcto para mí, seguiré trazando mi camino. Y veremos adonde me lleva.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos