Sé libre de generar tus propios ingresos

Mi relación con el dinero es de amor y odio.

Es algo de lo que no me gusta hablar mucho, pero siempre es importante tocar el tema. A veces no me gusta pensar cuánto es lo que tengo en el banco, en otras ocasiones me gusta saber cuánto es lo que genera mi trabajo.

Recuerdo muy bien que en mis tiempos de universidad, cuando era un poco hippie, le tenía cierta apatía al dinero. Ese “mal que está acabando con nuestra sociedad”. Amor y paz. Ya sabes.

Lo que pasaba era que, gracias a la economía de mi padres, había crecido en un ambiente donde no faltaba nada. En realidad no éramos ricos, pero teníamos un techo donde vivir, educación de primera, comida, viajábamos y nos cumplían algunos caprichos.

Por eso no pensaba mucho en el dinero.

Sin embargo, una vez que empecé a hacer mi vida (laboral y personal) por mi propia cuenta, me sorprendí dándole más importancia al tema del dinero —por cierto, no estoy hablando de comprar objetos materiales.

Si quería ser independiente para llevar las cosas a mi manera, tenía que hacer las paces con el dinero y empezar a verlo como una herramienta que permite tener más experiencias en la vida.

Y desde luego, yo quería más experiencias en mi vida: comenzar un negocio, viajar más y aportar valor al mundo.

En esta búsqueda de vivir al máximo, me di cuenta de algo muy importante:

No hay libertad si no hay libertad financiera.

Queramos o no, es así como se maneja el mundo. Los productos se compran. Los servicios se compran. El café se compra. Se invierte dinero para ganar más dinero.

La verdad es que estamos encerrados en un mundo donde tenemos que generar ingresos para poder tener una vida con mayores beneficios.

Si lo vemos desde el lado positivo, nos encontraremos conque el dinero es el mayor motivante para levantarnos todos los días a trabajar.

Uno de los beneficios que tiene un empleado es que al trabajar para una empresa, sabe exactamente cuánto dinero se consigue en cada quincena. El problema es que generalmente el monto del ingreso es limitado y si se busca un porcentaje mayor, tiene que esperar muchos años para escalar.

Por eso es que me gustan los negocios: no hay límites en cuanto a lo que se puede generar.

Si te vas por el lado del emprendimiento, te darás cuenta de que tienes una enorme gama de oportunidades para generar ingresos. Además, el camino que recorres es más divertido.

Puedes comenzar un negocio con una pequeñísima inversión. Alrededor de 100 USD es suficiente; no necesitas crear una startup buscando grandes capitales, rentar un local o invertir los ahorros de toda tu vida.

Gracias al internet y a las demás herramientas digitales que tenemos disponibles hoy en día, es muy sencillo poner a la venta algo y de paso aportar valor a los demás.

En eso estriba el poder de los negocios digitales: con que tengas una buena idea, un talento o habilidad que puedas convertir en un producto (digital o físico) o un servicio (consultoría, cursos, entrenamiento, diseño, escritura, etc.), estás a un solo paso de crear tu próximo negocio.

Sobre tu número de libertad

La parte delicada sobre la cuestión del dinero, es reconocer cuál es el monto necesario para sustentar tu estilo de vida.

Si quieres viajar constantemente, tienes que comprar un boleto de tren, camión o avión, y ninguno de éstos cuesta lo mismo que un chicle. Pero recuerda que no necesitas ganar los millones para ser feliz; no eres lo que tienes en el banco; tampoco tus cosas materiales (tu televisión o tu carro). No eres cuanto ganas.

El dinero nunca debe definir quién eres, únicamente debe funcionar como un medio para lograr más de lo que quieres.

Mi sugerencia es que hagas una análisis muy realista de cómo te gustaría vivir, preguntándote:

  • ¿Qué cosas materiales son esenciales para ti?
  • ¿Cuáles son tus prioridades en la vida?

Respondiéndote, puedes saber cuánto dinero mensual necesitas para cubrir tus gastos —y algunos lujos—. Ese debe ser tu enfoque.

Es muy importante que encuentres tu “número base de libertad” si quieres tener paz con el dinero. Una vez que generes esa cantidad, a partir de ahí trabaja todos los días para ir subiendo ese número.

Sobre las pasiones y los negocios

Como sabrás, estoy muy orientado a decirle a las personas que sigan sus pasiones antes que el dinero, pero tampoco quiero darte a entender que debemos vivir “por el amor al arte”.

Aunque admito también haber sido culpable de promocionar esta palabra, “pasión”, la cual tanto hemos oído en la comunidad de blogueros, con el tiempo he comprendido que “pasión” es simplemente un estado mental de felicidad por lo que estás haciendo.

La pasión puede surgir a partir de un interés que tienes por un tema. No se trata necesariamente de estar emocionado todo el día.

Cuando estás comenzando como independiente, no necesitas un trabajo alrededor de tu pasión. Experimenta con algo que te haga sentir productivo e interesado, y con el tiempo los resultados positivos harán que te sientas “apasionado”.

El principal problema de crear un negocio alrededor de tu pasión es que es difícil. Muchas personas lo intentan y fracasan por varias razones; una de ellas es que se la pasan hablando demasiado de las pasiones (de lo que ELLOS quieren) y no se ponen ayudar a los demás (la base de un negocio).

Por ejemplo, puedes estar muy apasionado por los nómadas digitales, pero si no usas una habilidad que te soporte y sólo estás hablando de tus últimos viajes en tu blog, a largo plazo tu situación se vuelve un problema porque no ofreces valor y difícilmente podrás crear un negocio a partir de eso.

Puedes estar hablando de tus pasiones todo el tiempo, pero si no estás ayudando a alguien específicamente, entonces no vas a poder hacer esas cosas con las que estás apasionado.

Si todavía no sabes qué puedes ofrecer, tienes que descubrir cuál es tu “don especial”. Pregúntate en qué eres mejor que otros.

Por ejemplo, puedes ser excelente para crear nuevas relaciones o establecer equipos, para convertir lo complejo en algo simple o dividir grandes proyectos en partes asimilables.

Tal vez eres bueno escuchando, hablando o socializando. Todos estos talentos pueden servir a tu favor. Conforme definas mejor las cosas especiales que tú puedes ofrecer, más oportunidades encontrarás en tu camino.

Es mucho mejor comenzar un negocio alrededor de habilidades que ya tienes (por ejemplo, dar un servicio de diseño gráfico siendo freelance) para comenzar a ganar dinero en línea en poco tiempo.

Es muy importante recordar que, por lo menos al principio, tu interés por hacer algo nuevo, pasión y negocio, son cosas bien diferentes.

Sobre los ingresos pasivos

Si llevas suficiente tiempo leyendo sobre los negocios en línea, seguramente habrás oído el término “ingresos pasivos”: la idea de crear un producto en internet al que quizás le broten manos y pies para convertirse él solito en un constante generador de dinero —mientras tú te echas todo el día en la playa.

Déjame decirte lo que pienso: sí, si es posible tener ingresos pasivos. Pero, no, no es como creías ni lo que te han dicho la mayoría de los marketeros.

Es una realidad que al lanzar un producto en línea, alguien te podrá comprar mientras duermes; no es algo extraño si piensas en los diferentes husos horarios. Lo que se le olvida a la gente es que existe un montón de trabajo y esfuerzo detrás para hacer esto posible —necesitarás algo más que unos cuantos latigazos virtuales para echar a andar aquel producto en internet.

Necesitas mucho tiempo para formar una audiencia y debes esforzarte bastante por crear un producto que sea de alta calidad para que, entonces, puedas conseguir clientes que te compren constantemente y queden tan felices que recomienden a los demás tus productos y así sigas vendiendo.

La parte complicada es mantener un negocio por mucho tiempo. Tarde o temprano, tendrás que actualizar, darle alguna clase de mantenimiento o buscar formas de crecer esos negocios pasivos.

Al final, un negocio “pasivo” sigue necesitando el mismo tiempo de trabajo que cualquier otro negocio.

Sobre el lado oscuro de ganar independiente

Como en la libertad de decisión, aquí también hay letras chiquitas que pocos quieren leer: la libertad de generar tus ingresos conlleva una responsabilidad que corre por tu cuenta. Es importante que consideres esto:

  • Si te enfocas solamente en ofrecer servicios, no vas a ganar dinero cuando estés ausente.
  • Si te enfocas en productos, no vas a ganar dinero si no haces constante promoción.

Como un emprendedor, no puedes saber exactamente cuánto dinero vas a ganar al mes. Entre tus manos tienes una navaja de doble filo; en vez de recibir un cheque a la quincena, vas a recibir, en tiempos variables, lo que hayas generado a través de tus productos.

De hecho, existen muchísimos factores que no te permiten saber con precisión y seguridad lo que vas a ganar; el tiempo de lanzamiento, el precio, la situación económica, las relaciones, la calidad, la forma en la que comunicas el valor, el tipo de cliente, etc.

En ocasiones generarás ingresos menores que un empleado… pero habrá otras en las que tendrás mucho más de lo que un empleado soñaría ganar al mes.

No olvides que la formula básica siempre será: trabajar duro + ofrecer mucho valor a tu audiencia = una gran oportunidad de generar ingresos a tu medida.

El mundo de los negocios es fascinante. Es un mundo donde siempre hay algo nuevo que aprender, uno donde tienes que ir probando hasta encontrar la forma más honesta de tener un negocio activo.

Los nómadas digitales sí generan ingresos

Gracias al internet, la forma de crear negocios ha cambiado en su totalidad. Las barreras han sido disminuidas. Con una idea buena, ahora cualquiera puede crear un negocio y llevarlo adonde sea.

En realidad sólo necesitas cuatro elementos si vas a crear un negocio de libertad:

  1. Una laptop
  2. Conexión a internet
  3. Una idea de negocio
  4. La mentalidad correcta

Necesitas una herramienta (una laptop) para crear tus próximos productos o servicios (una idea de negocio) que vas a ofrecer en las redes (conexión a internet) y que sabrás vender de forma auténtica (la mentalidad correcta).

Con todo esto, te puedo confirmar los rumores: sí es posible ganar dinero mientras viajas.

Si haces que tu negocio corra principalmente en línea y puedes mantener contacto con tus clientes a través de internet, serás capaz de llevar tu trabajo a cualquier parte del mundo.

Todavía no te lo he reiterado suficientes veces: trabajar en línea no significa que estarás todo el día echado en la playa. Seguirá siendo un negocio, como cualquier otro, que debes atender todo el tiempo que puedas —de eso hablaré en el capitulo de la libertad del tiempo.

Así que ahí lo tienes, amigo.

En realidad no existe el dinero fácil, y nada de lo que vale la pena, naturalmente, es fácil de hacer. Pero si estás preparado para trabajar de forma inteligente y enfocar tus proyectos hacia el objetivo de tener más libertad, cualquier cosa es posible.

Y mientras haya internet, el futuro es brillante para los nómadas digitales. Es por ello que estoy haciendo una guía. Para que también tu futuro como nómada digital sea brillante. Me gustaría que tuvieras una vida de libertad, trabajando en lo que te gusta y viviendo en cualquier parte.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos