Lo que NO haces en la vida

Es fácil pensar que no tienes el suficiente tiempo para tomar acción en lo que realmente te gustaría estar haciendo.

Aun cuando te sorprendas que otras personas están logrando muchas cosas rápidamente a comparación de ti, la realidad es que todos tenemos las mismas veinticuatro horas del día.

Nunca vas a encontrar más tiempo, sino que tú mismo debes de hacerte del tiempo.

De esto te estaba hablando en el artículo anterior donde te incité a que te hagas la pregunta: ¿qué consume el mayor tiempo de tu día?

Ahora me gustaría continuar la misma linea del tema con una nueva inquietud: ¿cuántas de las cosas que haces ahora podrías realmente evitar?

Muchas de las cosas que haces actualmente, de forma casi automático, pueden ser excluida sin que te afecte mucho.

Como cada decisión diaria que tomas afecta directamente a otras, lo que no hagas hoy y la forma que uses tu tiempo, te libera espacio para nuevas cosas.

De esta forma necesitas tener el hábito de evitar, a toda costa, cualquier actividad que te distraiga de tus prioridades.

A veces la falta de acción sucede porque piensas únicamente en las acciones negativas de una decisión en vez de maximizar el efecto positivo que puede tener.

Solo porque una acción (o una falta de acción) crea consecuencias negativas no significa que no debas hacerlo.

Para decidir lo que realmente es importante para ti, debes balancear las consecuencias negativas con las actuales positivas sobre todo lo que haces (y no haces).

Déjame darte un ejemplo para ser más claro: si dijiste que ibas a tener una hora de plática con un amigo/emprendedor/colega a la semana, pero al final no ves que puedas extraer mucho valor de estos encuentros… ¿no sería mejor evitarlo?

Si, esta persona podría decepcionarte de ti, pero, ¿qué podrías hacer en esa hora que pueda compensar el dejar atrás este compromiso?

Aunque suene un poco egoísta, para crear más tiempo necesitas aprender a decir “no” .

Ten una conversación con esta persona y dile: “ha sido un gran aprendizaje y aprecio nuestra amistad, pero debo aprovechar mi tiempo en otras cosas”. De ahí pasa la hoja, reexamina tus compromisos y hazte nuevos.

Recuerda que tu tiempo es lo más importante que tienes, inclusive más que el dinero. Así que debes aprender a usarlo correctamente.

En todas las situaciones que lleve cada día, no olvides preguntarte: ¿qué consecuencias positivas y negativas en realidad tendrías si no haces ciertas cosas?

Gracias a que queremos evitar los efectos que puedan tener alguna de nuestras decisiones, siempre llenamos nuestro calendario de cosas que nos aparecen al momento.

Generalmente aceptamos todo sin pensarlo, y esto es un grave error, porque la palabra “sí” tiene mucho más importancia de lo que pensamos.

Es una forma de intercambio que es gratis y como la tratamos de esa manera, le decimos “si” a casi cualquier cosa sin pensarlo detenidamente.

Por cada circunstancia que dices “sí”, no importa que tan pequeño o poco importante sea, te está costando decirle “no” a otras mil cosas que podrías estar haciendo.

Si piensas que no tienes tiempo, la solución es que le digas “no” a varias situaciones que te enfrentes cada día.

Ya sea nuevos proyectos, salida con los amigos, una plática con alguien en la mañana, perder el tiempo en las redes, ese hobby interesante, entre otras cosas mas.

Decir “no” es la herramienta para crear tiempo, mientras que “decir “si” es solamente llena tus horas, lo cuál se traduce a decirle “no” a las otras cosas que deberías estar haciendo.

Cuando dices que no tienes tiempo, realmente no tienes las agallas de decir “no” a esos compromisos que no necesitas.

Por eso tener una la lista de cosas a las que dices “no” son la base para alcanzar tu meta actual.

En mi caso tengo varias listas de cosas que no puedo hacer ahora, ya que estoy enfocado en mi trabajo:

  • Le digo “no” a casi cualquier proyecto nuevo, mientras no terminé el curso que tengo
  • Le digo “no” a nuevos clientes de diseño si aún no he terminado el trabajo
  • Le digo “no” a nuevas series de televisión, aunque todo mundo esté hablando de ellas
  • Le digo “no” a llamadas por Skype o café si no veo interés mutuo de aprender

Por eso me gustaría que te des cuenta de cómo estás usando tu tiempo y en qué lo estás usando realmente -ahí definirás tus prioridades.

Si dentro de este análisis encuentras situaciones, personas o eventos que te hacen perder el tiempo, no tengas miedo a dejar todo eso atrás.

Es que mantener feliz a toda la gente a tu alrededor es difícil si te alejan de tu propia misión de conseguir lo que quieres en la vida.

Así que te aconsejo dejar esas pequeñas consecuencias a favor de conseguir mayores metas. Un poco de egoísmo no hace mal de vez en cuando.

En el momento que alineas tus principales compromisos en cómo usas tu tiempo con lo que quieres realmente lograr en tu vida, vas a reconocer el poder del enfoque.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos