Hola, soy un mensaje asincrono

Me han escrito en la noche de un jueves y el lunes me han publicado en línea.

Me estás leyendo ahora, que es martes. Quizá es un miércoles.

Quien me creó estaba en un departamento, mientras tú en la oficina o en un bonito café.

Tómate el tiempo para responderme; unas horas o unos días.

Eso es lo bonito de moverme por internet.

Sin embargo, como siempre llego a mi destino en cuestión de segundos, por favor no seas como esas personas que se enojan si no consiguen una respuesta al instante.

Más aún si he quedado en “visto”.

Recuerda que antes de que existieran internet y los smartphones, yo era mandado a través de un buzón. Tardaba unos días en llegar y la respuesta podía esperar.

Es así como sigo funcionando hoy en día.

De hecho, muchas personas, como los emprendedores digitales, están más ocupadas creando que consumiendo, por lo que debes entender si se tardan en darte una respuesta.

Si en realidad quieres conseguir una información de calidad urgente, para eso está mi amiga la llamada. Ella sí funciona de inmediato.

En cambio, yo, que soy un mensaje asíncrono, estoy para darle una información concreta a mi destinatario sin importar cuándo.

El internet hizo que nos dividiéramos en grupos de mensajes con objetivos muy diferentes.

Puedes crearme a través de WhatsApp o de Facebook Messenger, si quieres platicar con tus amistades.

O dentro de aplicaciones como Asana o Notion, si quieres hablar del trabajo. Aunque solo te seré respondido en horarios laborales.

Lo más sencillo, si buscas una plática formal con otra persona, es enviarme como un simple correo electrónico.

Pero no lo olvides: si estás conectando con las personas por medio de las redes, recuerda que estás enviando mensajes asíncronos como yo.

Ten en cuenta que no existe nada urgente cuando me envías a otra persona.

Y, si quieres conseguir una respuesta, tómate el tiempo para forjar un mensaje que tenga clara la idea.

Nadie en su sano juicio te va a contestar solo por mandar un saludo.

De preferencia haz una llamada de acción corta y rápida.

La gente ocupada agradecerá que le ayudes a saber cómo responderte de manera correcta.

Aprende a escribirme bien y verás que llegará tu respuesta a su debido tiempo.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos