Por qué viajo mucho

A lo largo de los años que llevo este estilo de vida como nómada digital, mucha gente me pregunta por qué viajo mucho.

La verdad es que no lo puedo contestar de una sóla manera ya que son varias razones las cuáles me han permitido tener esta dichosa libertad de ubicación:

  • Genero ingresos en línea. Trabajo como diseñador web y mis clientes están en varios países, además de que este blog me está generando ingresos a través de productos y afiliados. De esta manera sólo necesito una laptop y wifi —que hay en todas partes— para moverme en cualquier momento.
  • Doy conferencias. Me invitan a platicar sobre mis experiencias en conferencias presenciales, y obviamente me dan todos los beneficios y planeo mis días para aprovechar más el lugar al que voy.
  • Priorizo la libertad. Todo lo que hago se filtra con la pregunta de: "¿esto me da mayor libertad?". Por ejemplo, si voy a comprar un coche eso me ataría a deudas y tener que cuidarlo así que está descartado dentro de mis planes actuales.
  • Soy minimalista. Tener limitada las posesiones materiales ayuda a mucho a moverme en cualquier momento. En su tiempo, regalé ropa y me deshice de muchas cosas por lo que ahora viajo con una sola mochila y mi equipo de viaje es de buena calidad. Eso sí, extraño tocar batería —algo díficil de llevar en la maleta.
  • Hago viajes lentos. En vez de ir a hoteles resort, pagar viajes con tour o irme a varios paises de mochilero, me quedo en una sola ciudad por un (o varios) meses con la posibilidad de rentar un apartamento, comprar comida y conocer más de la cultura local.
  • Uso puntos viajeros. Pago todo con mis tarjetas de créditos, como Santander Aeroméxico, que me generan puntos para tener vuelos baratos o de primera clase. Voy a hacer un viaje redondo por el mundo pagando únicamente kilometros Premier.
  • Quiero conocer culturas. Lo mejor de estar en una nueva ciudad es obviamente las experiencias y personas locales que me pueda encontrar en el camino. En un solo país, o en una ciudad, puedes descubrir tantas cosas en muchos meses (o años).
  • Para ser creativo. Explorar nuevas ciudades o conocer gente con perspectivas diferentes, me ayuda mucho a seguir inspirado en crear nuevo contenido. Por lo que estar en constante viaje me da fuerza para seguir.
  • Gracias a otras personas. Es importante reconocer que hay una red grande de personas que me permiten seguir así. En primera a mi familia por su apoyo desde el comienzo. Los alumnos de mis cursos y los lectores. Mis clientes. Los que trabajan en el aeropuerto cada mañana. El Uber. El dueño de un coliving. El staff de un coworking. Y mucha gente más.
  • Para presumir (un poco). Parte de mi trabajo es mostrarte las experiencias que tengo a través de este estilo de vida así que debo presumirte un poco lo que hago para animarte a hacer lo mismo y comprar alguno de mis cursos. Si, no te voy a negar que sube un poco el ego al publicar fotos bonitas.

Desde lejos parecería que todo el tiempo estoy de vacaciones y que la vida es una maravilla, pero viajar tanto tiene sus inconvenientes. No veo mucho a mi familia y los extraño. A mi perro aún más. Me pierdo de algunos eventos, como bodas de amigos cercanos.

Pero a pesar de todo esto, viajar mucho vale la pena. Lo hago por mi y para mi.

Viajo por que me gusta sentir la adrenalina cuando estoy ante lo desconocido. No estoy pensando en días de descanso ni de escapar, se trata de sentir la aventura.

Viajo para sentirme agradecido de la vida.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos