Tus primeros pasos para crear un trabajo independiente

Si te confieso algo, tener un trabajo por tu cuenta es absolutamente genial. Trabajas cuando quieras, con clientes que valen la pena y generas tu propio ingreso. A veces ganas mucho más de lo que un empleo normal puede ofrecerte.

Pero no es tan fácil como parece. Como estamos tan acostumbrados a que nos digan qué hacer, ser independiente puede sonar confuso o inclusive un poco aterrador.

Vivimos en una era de independencia que nunca antes había la facilidad de forjar nuestro propio camino como lo que vivimos actualmente.

Las oportunidades son casi ilimitadas. Y no es una tendencia ni algo pasajero, es la revolución del nuevo milenio. Es una nueva manera de vivir y apenas estamos comenzando.

Por eso tengo la confianza de poder enseñarte las bases para crear un trabajo que te permite libertad de hacer lo que te gusta y de eso vamos a platicar en este artículo.

Aunque, antes de comenzar me gustaría dejar en claro unas pequeñas e importantes consideraciones en esto de trabajar por tu cuenta.

Las finanzas

Si vas a dejar tu empleo por un trabajo independiente, tienes que estar seguro de tener lo suficiente para mantenerte estable económicamente mientras haces crecer tu pequeño negocio.

Así que lo más viable sería ahorrar para aguantar por lo menos seis meses de gastos básicos. Necesitas un colchón para no preocuparte en el dinero, porque la falta de éste puede afectar drásticamente tu rendimiento como independiente.

También reduce gastos innecesarios. Renta un lugar pequeño o renta parte de tu casa. Vende lo que no necesites y evita compras que no te aporten utilidad.

Si crees que vas a necesitar más dinero mientras te independizas, no dudes en tomar un trabajo de medio tiempo que te de suficiente tiempo libre para usarlo en tus proyectos.

El verdadero enfoque

El acto más importante y decisivo se trata en generar tus primeros ingresos, ya sean tus primeros 100 o 500 dólares. Así que al comienzo evita perder el tiempo en:

  • Diseño de marca
  • Tarjetas de presentación
  • Hacienda
  • Estrategias complicadas

Es importante que estas tareas no te distraigan en el enfoque principal. Ya que la primera vez que generas dinero tangible como independiente, es cuando todo se vuelve más real.

Ya no sólo lo ves como un sueño sino que ahora tendrás el impulso necesario para reconocer que realmente estás en el proceso de hacer realidad tu nuevo trabajo.

Una vez aclarados estos puntos, me gustaría enseñarte las cosas más básicas que necesitas saber (y tener bien en claro) si estás decidido a comenzar algo por tu cuenta.

1. Encuentra tu razón para comenzar

Descubre sinceramente porqué quieres comenzar a trabajar por tu cuenta. ¿Qué es lo primero que te atrae a probar este estilo de vida?

Si ya estás trabajando en un empleo normal, ¿qué es lo que te no te gusta? ¿Qué harías diferente si fueras independiente? ¿Será por qué estás buscando más libertad?

Tómate el tiempo suficiente para encontrar esa razón por la que buscas tener tu propio empleo. Esa razón te dará la energía suficiente para comenzar y te servirá bastante cuando vengan situaciones dificiles en este emocionante trayecto.

2. Date el permiso

Nadie más que tú puede actuar para que se cumplan tus metas. En vez de estar buscando el permiso en tus familiares, amigos o mentores, necesitas reconocer lo que eres capaz por tu propia cuenta.

Te llegarán todo tipo de miedos, desde que dirán los demás o a la incertidumbre, pero por más que busques una solución externa, dominar estas dudas solamente se encuentran dentro de ti.

La verdad es que nunca sabrás si el trabajo independiente es para ti sino lo experimentas.

Hay algo tan genial en el simple acto de tomar acción en eso que tienes miedo; descubres qué te apasiona y qué no, conoces tus límites y aprendes cosas que no descubrirías aún cuando hayas leído más de 50 blogs.

3. Identifica una habilidad

Después de sobrepasar las actitudes mentales, viene lo más importante: tu obra, arte, diseño, proyecto, producto, servicio o cómo lo quieras denominar.

Se trata de descubrir qué es lo que puedas ofrecer a los demás que puedan comprar. ¿Qué puedes crear que sea atractivo y deseable?

En vez de distraerte con cosas técnicas al comenzar, hazte preguntas como:

  • ¿En qué eres bueno?
  • ¿Qué podrías enseñar a los demás?
  • ¿Qué habilidades tienes que sean valiosas?

Obviamente te voy a sugerir que te vayas por algo que te apasiona, pero puedes empezar con una experiencia que ya tengas y que sea rentable.

Lo único que necesitas es una habilidad que los demás estén dispuestas a pagar, obtener o aprender.

Recuerda que siempre estamos a un nivel más alto que alguien más, esa oportunidad la puedes aprovechar para ofrecer un servicio a otra persona.

4. Empieza a vender

Lo que sea que puedas ofrecer, necesitas poner tu servicio a la venta. Hoy en día las opciones son bastantes y estas son algunas de las formas:

  • Ofrece tu servicio (ejemplo: diseño)
  • Crea un producto físico (ejemplo: artesanías)
  • Crea un ebook instructivo
  • Haz coaching
  • Haz una membresía en línea
  • Crea una aplicación
  • Da conferencias
  • Ofrece talleres o clases directas
  • Usa el marketing de afiliados

Ya que encuentras una manera de ofrecer valor directo a un grupo de personas interesadas, simplemente abre una página web para mostrar tu proyecto con sus servicios.

Y vende (que sea mucho, porfavor).

Puedes aprender tú mismo a crear una página web. Pero si te va tomar mucho tiempo, puedes considerar contratar a alguien para ocuparte en lo que realmente sabes.

También existen un montón de sitios en línea donde puedes mostrar tus productos sin necesidad de un sitio propio como Kichink.com (para tiendas en línea), Etsy.com (para artesanías), Behance.net (para artistas), Elance.com (para freelanceros), hasta MercadoLibre.com de último recurso.

El primer pago que recibas será como una manantial de gloria. Aún cuando sólo te hayan pagado 1 dólar. Pero ese dólar bien recibido te dará la confianza suficiente para seguir adelante.

5. Haz marketing

Abrir una página web no significa que inmediatamente vas a tener clientes rogando por tus servicios. Es lo mismo que abrir un local físico sin nada de publicidad… solo las moscas van a entrar.

Por eso es necesario darte a conocer. Puedes comenzar diciéndole a tus cercanos lo que están emprendiendo (aún cuando te vean como un loco sin porvenir), siempre mostrando por delante el valor de tus servicios. La recomendación boca en boca siempre será una herramienta valiosísima.

Después abre tu perfil en las redes sociales donde tus clientes potenciales estén habitando. Si tu caso necesita Facebook sería buena idea pagar un poco por publicidad al comienzo.

6. Haz networking

Las relaciones laborales que crees serán una pieza fundamental en el progreso de tu trabajo. Conecta y haz genuinas amistades con personas que estén en el mismo campo que tú, aún cuando sean “competencia”.

Escríbele un correo a quiénes comparten tus ideales, a quiénes admiras o con quiénes te gustaría trabajar. Comparte un artículo de alguien, da un retweet o haz un comentario en el sitio de un bloguero.

Lo importante es que te empieces a hacer un huequito y presencia en la enorme red social que tenemos hoy en día.

Y cuando encuentres a personas que estén en el mismo nivel que tú, sería de muchísimo ayuda crear un mastermind, es decir, un grupo de personas con quienes mantengas cuentas y progresos de sus trabajos.

7. Mejora tu producto

Si no te preocupas en mejorar la calidad de tu producto, el marketing no va servir de nada y los clientes no van a estar tocando tu puerta desesperadamente.

Debes escuchar a tus clientes constantemente y adaptando tu proyecto de acuerdo a sus necesidades. El servicio que vas a ofrecer siempre irá a través de todas las interacciones que tengas con tu audiencia.

Es el momento de trabajar por tu cuenta

Así que ahi lo tienes, de aquí en adelante lo único que tienes que hacer es disfrutar de tu trabajo, de tus clientes y de la libertad que tienes.

Ya que veas un ingreso constante, con el tiempo podrás preocuparte por las tareas complejas como manejar impuestos, automatizar sistemas, crear branding, entre otras cosas más.

Tus primeros pasos para crear tu trabajo simplemente consisten en tomar acción y lentamente forjar lo que puedes ofrecer al mundo.

No lo olvides: encuentra una razón por la que realmente quieres tener libertad, deja los miedos atrás y date el permiso de lograr tus metas.

Crea cualquier cosa y ponlo enfrente de potenciales clientes. Si crees que eres bueno en diseño, ofrece tus servicios de branding. Si eres bueno en algo artístico, crea una tienda rápidamente. Si quieres escribir, abre un blog y envíalo a tus amigos.

Luego conecta con personas que estén en sintonía contigo y busca tus clientes potenciales de todas las formas posibles, sea en las redes o tocando puertas.

Prueba muchas cosas hasta encontrar por lo menos dos cosas que sean redituables y que te apasionen. Conviértelas en algo de valor y así mismo podrás crear tu trabajo independiente.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos