Definiendo lo que realmente quieres en la vida

Empecemos con una simple pregunta:

¿Para qué vivimos?

Es una pregunta extraña, ¿verdad? La mayoría de las personas no se detienen a pensar la respuesta a esta pequeña pregunta. Además de ser una sencilla pregunta, es fácil de responder. Y es una de las preguntas más importantes en la vida.

¿Vivimos sólo para sobrevivir? Aunque suena redundante, puede ser. Porque si lo pensamos bien, como sociedad estamos en constante búsqueda de seguridad; conseguir un carro, tener hijos, comprar una casa, conseguir una carrera común… todo lo hacemos para estar seguros.

¿Pero la vida se trata de estar seguros? Quizás debemos ir más allá.

¿Y porqué buscamos seguridad?…¿Para vivir aún más? ¿Para protegernos de qué o quién?

Nos pasamos mucho tiempo evitando salir de la zona de confort que mejor jugamos tranquilo. Hacemos lo que ya funciona. Seguimos un camino seguro que ha sido recorrido por muchos. Ignoramos lo que dice nuestro corazón, porque no estamos seguro de dónde nos dirigirá, que evitamos oír sus señales.

Es que tendemos a tener un conflicto entre lo que amamos (nuestro corazón) y lo que creemos que es práctico (nuestra mente). Quizás quieres hacer eso que te apasiona, pero te estás preguntando si realmente puede funcionar. Tienes la duda de que realmente tenga sentido, ¿no?

Pues para poder quitarnos esas barreras mentales que siempre topan con nuestra creatividad, creo que es justo que nos hagamos algunas preguntas para aclarar el rumbo y así forjar nuestro propio camino.

Para definir lo qué queremos de la vida y empezar a tener una bajo nuestros propios términos, hay que definir estos términos haciéndonos algunas preguntas básicas en la vida. Así que date el tiempo de pensar y contestarlas.

¿Qué es el éxito para ti?

Generalmente creemos que los ganadores son los que tienen estatus. Celebridades, políticos, atletas. Personas con dinero. ¿Pero realmente están cumpliendo su propósito en la vida? Puede ser que si o puede que no. Lo único que puedo decir es que si no están disfrutando la vida… están perdiendo.

Sucede que muchas de las cosas de las que estamos haciendo es por seguir el patrón de éxito que nos ha enseñado la sociedad, tal como:

  • Tener más dinero
  • Ser el mejor en la escuela o trabajo
  • Llegar a ser el jefe
  • Tener muchas cosas, carros, casas

Estas cosas son simplemente el patrón de seguir buscando estar seguros y tener estatus que la mayoría busca. Pueden sonar cosas tentadoras, lo sé, pero quizás no es realmente lo que estás buscando en la vida.

Quizás solamente quieres ser feliz haciendo algo que no atraiga masas, quizás quieres cambiar el mundo en tu pequeño rinconcito. Eso es completamente normal, no todos tienen que ser el jefe ni el más rico para ser exitosos.

Porque si nos ponemos a pensar, el verdadero éxito es cuando llegas a estar feliz. ¿Cómo reconoces a una persona exitosa? Porque es aquella que se siente más viva. No es quién pospone su felicidad para un futuro, es quién disfruta lo que hace cada momento de su vida.

Y cada uno de nosotros es único, buscamos la felicidad de muchas formas diferentes, que no sólo el estatus es lo que importa. Por lo que, si quieres tener una vida que esté alineada contigo mismo, necesitas ser claro y honesto en qué es el éxito para ti.

Para lograr responder esta pregunta, piensa en los términos que la sociedad pide para el éxito y luego analiza: ¿estás de acuerdo con esos principios? Si estás de acuerdo en alguna parte de esa definición, ¿qué puedes eliminar que realmente no aporte a tu vida?

Después piensa en cómo te gustaría sentirte cuando seas exitoso, ¿qué emociones estarías teniendo? Como más creativo, libre, estable, valorado, energético, efusivo, entre otras cosas. O también piensa en esos momentos de tu vida, o en el trabajo, donde te has sentido feliz haciendo algo, por ahí estará tu propia definición.

Una vez que dejemos atrás el término convencional del éxito (buscar seguridad y estatus), seguramente descubrirás que es mucho mejor soñar que no soñar. No sólo sentirás que mereces hacerlo, sino que estarás más preparado para comenzar tu camino.

El verdadero éxito es aquel que está feliz con lo que hace. El dinero, fama son sólo ilusiones.

¿Cuáles son tus sueños?

Parece fácil de responder, pero lo preocupante es que muchas personas no se dan a la tarea de pensar en qué quieren. Lo veo en la comunidad – cuando les pregunto qué les detiene a ser excepcionales, muchos me responden que “no saben cuáles son sus sueños”.

No es el mejor lugar para estar, lo sé, pero existen algunas razones por las que muchas de estas personas no definen sus sueños. La primera es que inconscientemente creen que no se merecen soñar. Quizás por cosas que nos dicen, tales como:

  • Busca un trabajo normal
  • Trabaja duro y manténte callado
  • Es la única forma de hacer las cosas
  • Sé realista (¡mejor que te digan: sé leyenda!)
  • Ya somos adultos, hay que ser serios

Estas cosas que te dicen los demás, sean cercanos o la sociedad en general, simplemente te están enviando un mensaje subliminal de que tus sueños no se pueden hacer realidad.

Quizás seguir tu pasión no sea muy práctica para los más adultos, pero hoy en día es diferente. Tenemos un montón de herramientas disponibles gracias al Internet. Ahora es más fácil seguir nuestros sueños, que si ahorita no lo estás haciendo, tú mismo te estás deteniendo.

Hoy en día tenemos una gran oportunidad de lograr grandes metas que no debemos desaprovechar.

La segunda razón es simplemente porque no se han tomado el tiempo para pensar cuáles son. Darse un descanso de todo lo que hacemos, sentarse a solas y analizar qué queremos puede ser completamente beneficioso para nuestras vidas.

Toma una hoja de papel o abre un documento y hazte las preguntas correctas.

  • ¿Qué cosas te emocionan?
  • ¿Qué has hecho en el pasado que recuerdes?
  • ¿Qué harías toda la vida si no te pagaran?
  • ¿Cómo quieres que tu historia sea recordada?

Descubre porqué sigues a otras persona y qué te llaman la atención. Por ejemplo, si algún tipo de artista te inspira, revisa porqué. O también puedes pensar en las cosas que soñabas cuando eras más chico.

Date la libertad de pensar en ridiculeces. Si quieres conocer las Siete Maravillas del Mundo, escríbelo. Si quieres ser el mejor diseñador en la historia, ponlo. Todo lo que puedas. Déjalo ir en el papel, sin críticas. Con más calma, después podrás quitar los sueños que SI sean bastante ridículos y dejar los que más te importen.

Sin importa el método que uses, sé lo más específico en esta etapa de definir tus sueños. Haz lo que se puedas para conectarte contigo mismo, desde el corazón hacia el papel. Preocúpate en descubrir el “porqué” de lo que atrae.

Y cuando tengas definidos tus sueños, lo único que tienes que es actuar. Día a día buscando lograr cumplirlos, sentirte feliz en el proceso, no sólo esperando el final. Verás que estarás feliz si sabes que estás siguiendo lo que te apasiona.

Con las herramientas hoy en día, si ahora no estás haciendo algo excepcional, tú mismo te estás deteniendo

¿Cuál es tu propósito?

Esta es la pregunta que conecta todo lo que haces con quién eres. Que si la alineamos bien, puede darnos una grata felicidad y hacernos sentir que estamos haciendo algo productivo en la vida. Es lo que conecta con nuestro ser más profundo… para mí es la más importante.

Y por más que te digan otra cosa, tú propósito se trata de tu contribución al mundo.

Pero no es algo que encuentras allá fuera… porque tu verdadero propósito es ser tú mismo. Puede sonar extraño porque estamos acostumbrados a oír consejos que debemos estar en una búsqueda de algo grande, épico, como si llegáramos a encontrar una específica misión en la vida y convertirla en nuestro propósito.

Es que no tiene que ser algo específicamente concreto, como acabar con el hambre mundial o ser el mejor freelance de todos los tiempos. Es algo mucho más profundo que conecta con tu propia genialidad. Cuando sigues tu verdadero propósito, cualquier cosa que hagas en el día, sea productiva o no, te sentirás pleno al final del día.

Casi siempre te dirán que tu propósito son cosas como:

  • Comunicar ideas de manera creativa para resolver problemas de otras personas
  • Ayudar a otros jóvenes a ser mejor emprendedores
  • Ser el más compasivo y generoso de tu alrededor
  • Cumplir metas personales mientras ayudas a los demás
  • Vivir acorde tus principios e inspirar a otros en el proceso

Si lo piensas bien, estas son únicamente expresiones y no necesariamente lo que define tu propósito. Son las ramas que hacen crecer tu propósito, pero no es la raíz.

Hablando del tema, tú propósito tampoco es tu carrera. No es tu título profesional, tu currículum ni tus credenciales. Éstos pueden ser buenos vehículos para definir tus intenciones, pero tampoco son la raíz. Así que no te mortifiques por ahora si estás estudiando algo que todavía no te llena, eso lo harás en el camino.

Entonces la pregunta sigue siendo:

¿Nacemos con un propósito? ¿La vida tiene un propósito?

Muchas personas te van a venir con respuestas muy diferentes, pero la verdad es que, sí, la vida tiene un propósito. Porque si lo piensas bien, la vida se trata de dar y recibir – constantemente estamos aportando valor a otros o también estamos recibiendo.

Nos sentimos más vivos cuándo estamos aportando algo a los demás. Nos hace sentir parte de algo más grande que nosotros, como que llenamos la cubeta de la felicidad cada vez que aportamos algo al karma o cómo lo quieras denominar.

De hecho es (o debería ser) el verdadero propósito por el que todos estamos trabajando. Sí, el dinero es consecuencia de, pero usamos nuestro tiempo en el trabajo para aportar valor a los demás, sea algo tan pequeño como ayudar a limpiar una ciudad o como crear el nuevo smartphone que revolucionará el mundo.

Entonces, ¿cómo sabemos el momento que hemos encontrado nuestro propósito? Es cuando sientes que has hecho alguna diferencia al final del día. Es ese algo que está unido a la fuerza que te hace levantarte todos los días. Por ejemplo, yo siempre he interesado en que otras personas estén felices. Recientemente me di cuenta de esto, algo muy dentro de mi se prendió y eso fue lo que me animó a comenzar este blog…

Una forma simple de identificar tu propósito sería con este ejercicio:

Toma una hoja de papel y escribe al comienzo: “¿Cómo quiero ser recordado cuando ya no esté?” Puede ser sonar algo fuerte, pero funciona muy bien para enfocarte en las cosas que son realmente importantes para ti. Por eso hablo mucho sobre la importancia de escribir tu épica historia en el Manifiesto.

En tu lecho de muerte probablemente te gustaría saber que hiciste algún bien en el mundo, que fuiste un gran hijo, padre o amigo. No creo que cuando llegue el momento, te vas estar acordando de la lista de quehaceres pendientes.

Darte cuenta que algún día no estarás más en esta tierra, te ayuda un poco más a descubrir tu propósito. Es precisamente la llave que te llevará a la aventura. Y no te preocupes demasiado por encontrar tu propósito de manera perfecta con lo que estás haciendo ahorita. Porque estar alineado contigo mismo toma mucho tiempo y lo que haces son sólo herramientas necesarias para balancear esta pregunta.

Tu propósito en la vida es expresar la más sincera y épica versión de ti mismo.

¿Cuáles son tus valores?

Tus sueños no son solamente logros. No es solamente convertirte en tu propio jefe y decidir cómo usas tu tiempo (aunque vaya que ayuda). No sólo se trata de viajar por el mundo, es mucho más que eso: todo lo que queremos lograr se basa en los valores que tenemos.

Si estás viviendo en completa alineación con tus valores, te darás cuenta de qué cosas son realmente importante para ti. Una gran parte de definir tus sueños es determinar qué valores son los que respaldas. Viajar por el mundo podrá ser uno de tus mayores sueños, pero aún así si no lo cumples y hoy en día estás haciendo algo que se alinea a tus valores, verás que seguirás contento.

Es por eso que el éxito, la felicidad y el propósito están relacionados en todas las acciones que hacemos de acorde a nuestros valores. Se valora más lo que está a tu control que lo está fuera de tu alcance. Permanecer acorde a tus valores requiere que constantemente estés revisando tu forma de ser y revaluando lo qué estás haciendo.

Encontrar tus valores es un acto de exploración hacia encontrar lo mejor de ti y es la parte más importante. Así que busca encontrar las que más te llamen la atención y define cada uno bajo tu propios términos. Puedes hacer preguntas como: “¿esto que hago está alineado con lo que realmente quiero y lo que creo?”

La razón principal porque los valores son tan importantes en conseguir tu propósito es porque determinan lo que sientes de tu vida. Si tu valor principal es la honestidad, pero sientes que estás viviendo una mentira, estarás desorientado y no tendrás la misma energía. No importa si tienes todas las cosas materiales del mundo, se volverán irrelevantes si no estás acorde a tus valores.

Por ejemplo, tampoco te sentirás feliz si estás trabajando 14 horas al día si tu valor principal es la familia, aún cuándo estés viviendo el sueño de cambiar el mundo con una gran organización.

Toma el tiempo entonces de definir bien tus valores, porque te servirán como guías para cualquier decisión que tengas en la vida. Una vez que los tengas claros, es mucho más fácil decidir si tus próximas acciones incrementan o disminuyen tu energía.

El éxito, la felicidad y el propósito están relacionados en las acciones que haces bajo tus valores.

Para qué vivimos

Así que, una vez que contestamos las preguntas que hemos platicado anteriormente, estaremos más cerca de definir lo qué queremos en la vida. Una vida bajo tus propios términos – eso mucho mejor, ¿no crees?

Y si volvemos a la primerita pregunta que hice cuando comencé el artículo, la de ¿para qué vivimos?, la respuesta es más lógica de lo que parece:

El punto de vivir es disfrutar la vida.

Si no estás disfrutando, no estás viviendo. No importa si tienes un yate, una casa de campo o un salario enorme. Si no te levantas todos los días con sensación de felicidad, algo estás haciendo mal.

  • Si no estás en camino hacia tu propia definición del éxito, no estarás contento
  • Si no estás siguiendo tus sueños, no estarás contento
  • Si no sientes que tienes un propósito en la vida, no estarás contento
  • Si no vives bajo tus valores, no estarás contento

¿Ves adónde voy? Si esa es la razón por la que estamos viviendo, es tu turno de descubrir la mejor forma de hacerlo. Porque cada uno de nosotros es muy diferente, así que es muy importante empezar a forjar nuestro propio camino, como mi amigo AJ Leon dijo una vez:

No sigas caminos bien marcados. En vez, toma un machete y empezar a cortar el tuyo.

Pero tampoco te tomes toda tu vida buscando las respuestas , porque será muy tarde. La mejor forma de estar claro en lo qué quieres es actuando. Haciendo una cosa a la vez. Cuándo empiezas a hacer algo, piensa en tu propia definición del éxito, de tus sueños, de tus valores y tu propósito. Ve cómo estos afectan bastante tus sentimientos y verás que estos son la guía de tus acciones.

Quizás no sea una tarea fácil, pero es una muy importante para ti. Una que te voy a encargar la hagas lo más pronto posible, porque quiero que tengas una vida excepcional.

Una que valga la pena contar.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos