¿Qué tipo de cansado eres?

Son las 6 am aquí en México y me acabo de levantar un poco cansado.

Aún está oscuro afuera. Los árboles y las casas apenas se dibujan por las sombras. Lo único que se oye es la brisa y algún coche que se va a trabajar temprano.

Voy a la cocina por un vaso de agua (el café lo tomo más tarde). Abro la puerta trasera para saludar a mi perro y pasear con él un rato. Lo acompaño hasta la entrada de mi casa, me siento un rato revisando las actividades del día, hago un rápido chismoseo en Instagram y momentos después, regreso a la laptop para comenzar el día.

Los últimos días he estado trabajando demasiado.

Entre proyectos de clientes, escribir un artículo semanal o contenido para los próximos productos, los cursos que estoy tomando, el nuevo sitio web que estoy creando públicamente, además de actividades familiares que surgen, tengo jornadas de trabajo de 10 o más horas.

Te imaginarás que termino cansado.

No es algo que te estoy recomendando y tampoco es que todos mis días sean así, pero cuando menos esperas las cargas de trabajo llegan de a montón. Lo único que queda es concentrarse y seguir creando.

Cualquier trabajo termina siendo sólo eso: trabajo.

No todo en la vida de un independiente (o nómada digital) es de color de rosa. Ni el trabajo más apasionado puede estar lleno de estrellas y libre de obstáculos. Hay momentos que de tanto esfuerzo uno puede terminar agotado, como cuando:

  • El emprendedor tiene que conseguir nuevos clientes cada semana para su nuevo producto
  • El diseñador lleva escribiendo código por varios días para su cliente de ensueño
  • El escritor se la pasa editando cientos de artículos

Lo que te cuento no es para quejarme, sino para reconocer que he visto una gran diferencia entre mi tipo de cansado a comparación de otros:

  1. Personas que están cansados de sus jefes, de las relaciones que tienen o de lo que hacen todos los días. Este tipo de cansado que viene de negarle al mundo quién eres en realidad o lo que puedes llegar a hacer.
  2. Mi tipo de cansado es cómo cuando emprendes un viaje a un país nuevo donde debes caminar diez horas cada día para disfrutar del lugar. Es un “que genial” tipo de cansado. Una pequeña señal de que puedes lograr cualquier cosa.

El primer tipo de cansado es mortal. Te come por dentro, Te mata la impotencia de saber que viniste al mundo a hacer algo interesante y que puedes ofrecer más.

Así que, amigo, ¿qué tipo de cansado eres?

Si eres el primer tipo de cansado, sigue adelante y no te desanimes, ya tendrás tiempo para descansar cuando hayas avanzado gran parte de tu proyecto o cuando hayas hecho esa entrega a tu cliente.

Si eres el segundo tipo de cansado, déjame decirte que éste es el momento que estabas esperando. Sé que puedes hacer al respecto. Sé que estás hecho para algo más. Es hora de agotar tu mente, cuerpo y tiempo creando tu propio camino.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos