Cómo vivir una vida de aventuras

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas la palabra aventura?

Me imagino que nombres como James Bond o Bear Grylls. Por mucho tiempo, la palabra siempre me asemejaba ir a lugares exóticos o enfrentar guerras. ¿No te ha pasado?

Creemos que las aventuras sólo se viven en las películas o grandes libros, y que la vida solamente es para vivirla.

Pero recientemente me di cuenta que una aventura no sólo se trata de un viaje, más bien es una mentalidad. Sí, una actitud de intentar cosas diferentes.

Y lo más importante, comprendí que una persona normal, como tú y yo, tenemos la oportunidad de ser aventureros.

Porque necesitamos la aventura

La aventura es una necesidad interna de absolutamente todos, lo cuál nos llama a qué la vida sea más que sólo ganar ingresos y permanecer monótonos el resto de nuestra vida.

Porque, ¿cuál es el chiste de mantener un tesoro si no nos divertimos en el camino?

La vida, el trabajo y todo alrededor tiene que ser emocionante para nosotros, aunque haya riesgos en el camino. Como Denis Waitley dice: la vida es naturalmente riesgosa. Sólo existe un riesgo que debes evitar a toda costa, y éste es el riesgo de no hacer nada.

La aventura significa hacer algo que no habías hecho antes, o algo que simplemente te está retando. Así que básicamente, la aventura es sinónimo de riesgo.

Y para mejorar la calidad de mi vida, además de conocer la ventaja de estar loco, necesito tener una riesgos de vez en cuando. Lo que significa, que para crear una buena historia de mí, necesito ser un aventurero.

¿Cómo empezar la aventura?

1. Siempre experimenta

Sal al mundo e intenta cosas nuevas, y comete muchos errores como puedas. Cuando haces algo diferente, la vas a echar a perder, las personas te corregirán y tú aprenderás.

Es más, toma tu espíritu critico y usa una bata todo el tiempo para recordarte que tu eres el científico y que tu alrededor es una posibilidad de inimaginables experimentos.

2. Comienza a denominarte un aventurero

No sólo te denomines un emprendedor sino también busca acoplarte el nombre de aventurero. Creer es crear, y sólo así podrás crear aventuras si aún no te sientes parte de una.

En referencia al tema de emprender, por ejemplo, la razón principal porque la buscamos ser auto empleados es para obtener libertad personal, para conseguir movilidad – esto en sí, es una oportunidad de explorar, experimentar y hacer cosas diferentes.

3. Ten una visión general

Mi visión general es generar ingresos estables y disfrutar lo que hago mientras ayudo a los demás. Una forma sencilla de explicarlo, pero a la vez poderoso. Todo lo que hago debe pasar por este filtro.

Aunque hago planes de ataque, basado en mi visión puedo encontrar coherencia entre mis aventuras, mi propósito y las acciones que estoy tomando.

4. Aprovecha todo lo que haces

Indiana Jones aprovechó su conocimiento de arqueología para enseñar, que le permitiera ganar dinero, para poder tomar exóticas expediciones; mismas que les hacen incrementar su conocimiento en arqueología.

Así que interésate en tu alrededor. Aun cuando no te parezca, pretende interesarte. Pronto te darás cuenta que hay muchas cosas interesantes que pasan justo a tu alrededor. Empieza por aprovechar esa curiosidad para convertirla en una aventura.

5. Rompe tu zona de confort

Hazte la idea y muévete. Si quieres escribir un libro, ¡hazlo ya! Si quieres viajar a un lugar nuevo, ¡compra tu boleto ahora!

Prepárate mentalmente a hacer cosas diferentes. Pero el punto es tomar acción en vez de planear las cosas por mucho tiempo y poner excusas constantes del “por que” no puedes hacer tus planes.

“La vida, o es una aventura o no es nada” Hellen Feller

Vivir una gran historia de ti ya es un premio por sí mismo.
Aunque pocos sepan lo que estás haciendo, tú mismo estás enriqueciendo tu vida a través de tu historia y tus aventuras.

Cuando aprovechas tu historia para vivirla como una aventura que valga la pena, no importa si la gente lo sabe o no, tus experiencias te darán agallas suficientes para continuar aún cuando la cosa se pone difícil.

Mientras tengas un propósito y una visión general de lo quieres, lo único importante es disfrutar el camino.

Mi próxima aventura

Desde que he empezado a tomar mi vida como una aventura, he probado crear negocios, viajar en coche por todo el país, y mientras honestamente son pocas las cosas excepcionales que he hecho, sigo buscando crear nuevas historias.

Unos amigos de universidad me contaron maravillas sobre AIESEC, una organización para jóvenes con la intención de conectar el mundo entero con proyectos humanitarios como la oportunidad de trabajar en otro país.

Al descubrir que habían instalado una sede en mi ciudad, naturalmente me puse en contacto, apliqué una solicitud. Revisaron mi perfil sociológico (no estoy tan loco al parecer), nivel de inglés (of course!) y mi nivel de emprendedor ;), y poco después, fui aceptado para hacer un impacto en algún lugar en el mundo.

Así que, después de una buena búsqueda, unos días antes de Enero 2014, tomaré la aventura de viajar a Lima, Perú, por dos meses, mientras ayudo a la fundación San Martha que quieren convertir en ciudadanos a bien a niños con bajos recursos. Es algo que nunca he hecho, por lo que espero la experiencia más que gratificante – aprenderé de los niños, de la cultura peruana y de mí mismo.

Con ese dato emocionante, seguiré cumpliendo metas de mi lista legendaria, tendré la oportunidad de conocer Machu Pichu, de ayudar a una fundación externa y de seguir viajando mientras trabajo en mis grandes proyectos.

Preguntas que me hiciste antes de iniciar la aventura.

¿Cómo va ir? No lo sé.
¿Es seguro Perú? …¿es seguro México?
¿Me voy a divertir? ¡Tengo qué!

Cuándo tomas una visión general de lo que quieres y preparas tu mente (como el Secreto), las cosas empiezan a tomar forma de poco a poco. Estoy agradecido por esta oportunidad con mis amigos, familiares y todo aquel me apoya.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos