Vuelve a amar tu correo electrónico

El correo es nuestro pan de cada día en el internet, pero al no optimizar la cantidad de mensajes nos estamos perdiendo de mucho.

No sé qué piensas al respecto, pero a mí me da cólera cada vez que veo un correo ajeno con miles de notificaciones pendientes. ¡Me dan ganas de limpiar ese desorden!

Como es un sistema tan utilizado en internet, todas las aplicaciones y páginas web que usas quieren llamar tu atención, pero, ¿qué tan bueno es para ti tener abarrotado el correo?

Si no sabes cómo mantener una organización, darte la vuelta por tu mail se puede volver un infierno.

Déjame enseñarte algunos principios que he aprendido —desde que abrí mi primera, cuenta a los 12 años— para que vuelvas a disfrutar tu correo.

Elimina suscripciones a listas

Siempre habrá alguna empresa o un “experto” de marketing que te suscriba a su lista de correo sin tu permiso, así que te recomiendo uno de los mejores inventos para el correo: UnRoll.Me

Aquí puedes ver fácilmente en qué listas y boletines estás registrado, con la opción de cancelar la suscripción al instante.

Otra gran función que ofrece es el Rollup: te permite agrupar varios correos en un solo mensaje. Yo lo uso para agrupar todos los boletines de aerolíneas; me gusta que solo me llegue un correo con todas las promociones a las que estoy registrado.

En total llevo casi 1000 listas canceladas. ¡Wow! No sé cómo he llegado a tantas. Por eso, actualmente nada más estoy suscrito a:

  • 4 boletines de blogueros + mi propio boletín
  • cursos en línea
  • proyectos patrocinados en Kickstarter
  • boletines de aerolíneas (en Rollup)

Reduce el número de boletines

Me imagino que quieres saber lo que hacen los líderes en tu campo, leer a todos los blogueros o enterarte de los últimos proyectos, y como lo mejor es recibir sus correos, te has suscrito a todas estas listas.

El problema es que te llegan tantos boletines a tu buzón que es imposible seguir en detalle cada uno de ellos.

Analiza, prioriza y mantén los boletines que te aporten valor. No tengas miedo de cancelar las suscripciones que ya no necesitas.

Hasta puedes removerte de mi boletín si ya no se adecua a lo que quieres leer.

Cancela promociones de empresas

Cada que creas una cuenta en una web o aplicación, automáticamente, te suscriben a sus boletines y te envían correos publicitarios que no necesitas.

Por ejemplo, al ingresar tu correo en tu nueva cuenta de Booking.com, esta compañía te registra automáticamente a su boletín, por lo que te enviará miles de correos con descuentos y noticias.

Así que lo mejor es cancelar estas suscripciones inmediatamente (sin que eso signifique perder tu cuenta con ellos).

Elimina las notificaciones de apps por correo

Muchas personas tienen el correo abarrotado de los mensajes de sus redes sociales. Se me hace bastante inútil, ya que de todas maneras estamos viendo estas notificaciones en el sitio web o en el móvil.

En serio, ¿cuál es el caso de recibir un mensaje cada que alguien pone corazones a la foto de tu chai smoothie deslactosado en Facebook?

Busca la opción de Ajustes o Configuración en todas las aplicaciones web y elimina todos los mensajes por correo. Absolutamente TODOS.

Por ejemplo, en Facebook solo debes ir al botón de candidato en la esquina superior derecha y dirigirte a Aspectos básicos de la privacidad > Notificaciones > Correo electrónico > Editar. Ahí haz clic en la casilla de Desactivar para cada notificación.

Las únicas notificaciones que recibo por correo son de mis pagos en línea. Como cuido mi dinero, me gusta recibir el mismo mensaje en el correo, por si algún día lo llegara a necesitar para respaldar o cancelar algún pago.

Evita los correos para tu trabajo

El mail es bueno para hacer el primer contacto con clientes potenciales, pero nunca debe ser un lugar para tener la conversación actual del trabajo.

¿Sabes lo horrible que es responder un correo con un hilo de 30 mensajes e imágenes adjuntas? Es un desmadre.

Para estar comunicado, mejor usa aplicaciones como:

Estas funcionan para comunicar, enviar archivos y mantener todo centralizado en un espacio de trabajo exclusivamente.

Cuando alguien se interesa en mis servicios de diseño web, primero los mando a mi página web, donde se registran con su correo (para que sea formal). De ese modo les hago llegar información a su buzón. Una vez hecho un contrato, ahora sí los mando directamente a una aplicación (en mi caso, Slack) donde seguimos la comunicación.

Organiza tus correos por carpetas

Al tener carpetas para cada tema, podrás usar uno de los principios que han cambiado completamente mi manera de usar el correo electrónico: el InboxZero.

Como el nombre en inglés lo dice, la idea es mantener la bandeja de entrada sin mensajes. Para esto necesitas ver el buzón como una especie de central para la toma de acciones. Cada que te llega un nuevo correo, tienes una acción específica por hacer:

  • leer & archivar
  • mover a una carpeta
  • borrar / spam (si es necesario)
  • leer más tarde
  • responder en tal fecha

En mi caso, cada mañana reviso el correo, veo el título y decido si lo leo al instante o lo agendo para otro momento, ya sea el fin de semana o el día que necesite hacer algo respecto al mensaje.

Después de leer el mensaje, lo envío a su carpeta debida. Yo lo organizo entre Boletines, Clientes, Lectores, Viajes y Pagos.

Cualquier otra cosa que me pueda servir más tarde y que no tenga una carpeta específica —casi siempre mensajes personales la guardo en Archivo. Y lo que realmente no sirve, se va a la papelera.

De esta forma voy reduciendo el número de correos de mi bandeja de entrada, ¡hasta llegar a cero!

Por un uso correcto del correo

Por último, te recomiendo cerrar el correo y abrirlo solo dos o tres veces. No hay nada TAN importante que te llegue ahí; si es algo urgente, se pueden comunicar contigo por otros medios como el teléfono.

Así que ahí lo tienes.

Juntos podemos hacer del correo de nuevo un gran lugar.

Aunque algunos piensan que el correo está muerto, todos tenemos uno. Y todos lo revisamos. Así que vale la pena organizar este espacio que fácilmente se puede volver una pesadilla si no controlas su uso.

Si empiezas a aplicar algunas de las metodologías que te he mencionado a lo largo de este artículo, estoy seguro de que volverás a amar tu correo electrónico.

Recuerda que al final de cada correo casi siempre hay una opción que dice “Cancelar suscripción”. Úsala siempre y sin remordimientos.

¿Te gustó el artículo? Si quieres aprender de mis experiencias (tanto buenas como malas), te caerán muy bien los artículos que estoy publicando cada semana:
Gracias, ya quedo registrado tu correo.
¡Oops! Intenta otra vez...
< Lee más artículos